Partidos nuevos

Los partidos denominados “emergentes”, aunque muchos de ellos tienen larga vida vegetativa, han llamado la atención del costo que les representan los requisitos de la nueva Ley de Partidos para mantener su status.

Aunque este tema sea de mucha preocupación para los partidos, no despierta mucho interés entre la población y las razones son obvias.

Los partidos “emergentes”, en general, no representan opciones interesantes dentro del espectro político. Muchos son desprendimientos de organizaciones más grandes y otros se han mantenido en litigio permanente con el control interno.

En segundo lugar, la historia de su participación en las elecciones, salvo raras excepciones, no ha sido como fuerzas autónomas dispuestas a defender un espectro ideológico, sino que han vivido pegados de uno más grande en busca de posiciones de poder.

Por tanto, los partidos “emergentes” tienen en esta Ley la oportunidad de oro de mostrar una nueva fisonomía; que han entendido que el juego cambió y que están dispuestos a jugar duro con las nuevas reglas. Ganaríamos todos.

+ Leídas