¿Reforma o pacto fiscal?

El representante del Banco Mundial ha entrado al debate sobre el Pacto Fiscal que el Gobierno ha decidido posponer, y propone una reforma fiscal, es decir, el mismo método que se ha venido utilizando de poner parches sin resolver el problema de fondo.

Reformas fiscales hemos tenido y sufrido con resultados disparejos. Todavía estamos en medio de una, diseñada para dotar de recursos a la administración por varios años, que no ha podido resolver el problema porque el asunto no es solo de recaudación, sino también de gasto.

Los gobiernos, sea por populismo o motivados por nuestras grandes necesidades, gastan más de lo que recaudan y solo aspiran a ampliar las recaudaciones sin tocar el gasto. Es decir, lo mejor de ambos mundos. Así no hay salida.

El Pacto Fiscal, más ambicioso, busca abarcar todo el espectro del problema, incluyendo compromisos mutuos de las fuerzas vivas del país y del Gobierno.

Si el momento económico es bueno para una reforma, debe ser aprovechado para un acuerdo integral que trace una línea de acción que nos permita ver el futuro con claridad.

+ Leídas