Ruido en el transporte

Personas que viajan frecuentemente en vehículos del transporte público se quejan del ruido en el “concho” y en los autobuses del transporte urbano que no les permite concentrarse y realizar otras tareas en el trayecto.

En otros países, la música y la radio a volumen alto está prohibida por respeto a los pasajeros. Quien ocupa un taxi puede pedir que le quiten la música o la bajen y en los autobuses el que desee escuchar música o un audiolibro o lo que sea, tiene que usar un audífono que impida molestias a los demás pasajeros.

En nuestro país, prácticamente todo el mundo tiene audífonos. Todos los teléfonos móviles los traen y son de fácil adquisición, por lo que no sería difícil aplicar una disposición que baje los ruidos en el transporte.

Quien toma un autobús por más de una hora puede querer dormir, o leer, o preparar una clase o un examen, todo lo cual es impedido por el ruido ambiental. Las empresas de transporte debieran ser las primeras interesadas en dar esa opción a sus pasajeros.

En el metro no hay música, ni en la OMSA tampoco y nadie se ha muerto. Eliminemos el ruido del tránsito.

+ Leídas