Tapones y falta de criterio

La mayor demostración de la desidia del dominicano y de la falta de organización y criterio en esta sociedad la constituyen los largos tapones organizados por los agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte.

Miles de vehículos pasan horas muertas detenidos sin otro motivo que la falta de conciencia de las autoridades acerca de cuánto le cuesta al país tener a su clase media en medio de la calle en un vehículo que no se mueve. Costo en combustible y costo en horas-hombre.

Algunas veces, los tapones son consecuencia de malas decisiones sobre las vías, como el desvío de la Lope de Vega que no ayuda en esa avenida y entapona la Lincoln, una de las de mayor circulación en la ciudad, o los cruces innecesarios en otras avenidas, pero la mayoría de los atascos son consecuencia de la decisión de entregar el flujo del tránsito al albur de los agentes de la AMET, sometidos a las presiones de cualquier “jefe” al que hay que dejar pasar primero y que en su mal manejo aumentan los tapones y la desesperación de la gente.

Si algún día hay una verdadera revolución en el país, se iniciará en un tapón.

+ Leídas