20180110 https://www.diariolibre.com

Hay gestos en la conducta del dominicano que tienen que cambiar para que este país pueda avanzar.

No es posible, a estas alturas del juego, que los padres no envíen a sus hijos a la escuela desde el primer día del calendario, sin excusa alguna.

Ahora, las condiciones de la inmensa mayoría de los planteles han cambiado, se ofrece desayuno y comida, se entregan útiles y, en general, se da clase. ¿A qué se debe esa desidia? Vivimos predicando sobre la pobreza y cuando se nos ofrece la oportunidad de ayudar a nuestros hijos a salir de ella, los dejamos en casa haciendo nada...

Por igual, todo el que tiene un carro tiene dinero para sacar su placa. No es posible que un veinte por ciento de esos propietarios, que bebieron y regalaron en las Navidades, no haya podido guardar mil pesos para cumplir con la ley y, de paso, economizarse un problema y mayores costos.

Finalmente, ¿cuando dejaremos de usar la vía más corta, aunque sea contraria, en el tránsito, para tirar la basura, para hacer necesidades fisiológicas y para botar chatarra? El “medalaganismo” tiene a este país en la Edad Media.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese