La explosión en una fábrica ubicada en una zona densamente poblada nos recuerda nuevamente la importancia de la planificación urbana y cómo la falta de aplicación de las leyes de zonificación conducen a tragedias que pudieron evitarse.

El hecho de que existieran escuelas y guarderías cercanas a la fábrica afectada pone de resalto, una vez más, la necesidad de tomar en cuenta todos los factores a la hora de ubicar un establecimiento de este tipo y residencias.

Por su tamaño, los eventos de alta magnitud que ocurren en industrias, pueden causar mucho daño. En este caso, afortunadamente, el escape de gas permitió la casi completa evacuación del edificio. Sin embargo, debemos lamentar la muerte de valiosos empleados de la empresa que fallecieron por la explosión, cuya onda expansiva se sintió en parte de la capital. Por suerte, los niños que resultaron afectados no lo fueron de gravedad.

Aunque haya sido fruto de un accidente, es muy grande el luto y el dolor que siente nuestra sociedad por los fallecidos y por los que sufrieron daños materiales.

+ Leídas