Un conflicto innecesario

El conflicto económico entre las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS), los especialistas médicos y el Colegio Médico Dominicano amenaza con afectar a los perjudicados de siempre: los pacientes, y el motivo es el mismo: la ambición económica de ambas partes.

Sin embargo, esta vez hay un precedente importante del cual partir: el acuerdo logrado entre las partes señaladas a mediados del 2017 en el que se comprometieron a ciertos puntos y que los médicos alegan ahora que no han sido cumplidos por las ARS.

Eso es lo que tienen que explicar las Administradoras.

Pero hay una parte contractual que obliga a los médicos a prestar el servicio, al menos durante la negociación. La violación de esos contratos podría comprometer la responsabilidad de clínicas y profesionales, no solo ante las ARS, sino también ante los sufridos de siempre: los pacientes.

La salida más adecuada al conflicto es que ambas partes se den un plazo razonable para resolver sus diferencias con la mediación que sea aceptable para ambos, mientras se siguen atendiendo los pacientes. Sería lo racional.

+ Leídas