20171109 https://www.diariolibre.com

Un principio legal de carácter universal establece que “nadie puede alegar su propia falta o torpeza” para defenderse, pero en nuestro país el Gobierno viene alegando su falta de interés o de capacidad para acometer deberes que le son exigibles y que benefician a la comunidad.

El Gobierno tiene un grave déficit pero reconoce que no puede cobrar impuestos a todos y que castiga a los que siempre pagan.

El Gobierno reconoce todas las ilegalidades habidas y por haber en que discurre nuestra vida, pero siempre está pendiente del “reglamento” para resolverlas.

En verdad, casi todos vivimos en la ilegalidad, pero esa circunstancia no es tan grave como que el Gobierno, que debiera ser un monumento de eficiencia, haga prácticamente nada por salir de su ilegalidad y dejar de tolerar la de los demás.

Necesitamos un Gobierno menos “político”, es decir, menos miedoso de perder popularidad y más dispuesto a organizar esta sociedad antes de que se le vaya de las manos y sea peor que un infierno vivir aquí.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese