Un proyecto cuestionable

Visto como está redactado, el proyecto de ley que busca aumentar la protección laboral y social para las empleadas domésticas creará más desempleo en ese sector y será culpable de innumerables conflictos laborales.

Nadie pone en duda que las trabajadoras domésticas merecen una mayor protección que la que reciben ahora con el Código de Trabajo, pero toda nueva disposición tiene que basarse en las realidades del mercado y de la sociedad para ser efectiva.

La realidad del trabajo doméstico en nuestro país es completamente diferente a la de Europa o los Estados Unidos, donde la principal labor se realiza por breves horas, dos o tres días a la semana. En la República Dominicana, la mayoría del trabajo doméstico se realiza “con dormida” pues muchas de estas mujeres viven en lugares lejanos, lo que imposibilita su transporte diario.

La ley es una buena idea en cuanto pretende mejorar las condiciones de trabajo de esas abnegadas servidoras, pero podría ser perjudicial para esa fuerza de trabajo que se reduciría en número por las razones apuntadas y por los costos que acarrearía.

+ Leídas