Un viaje exitoso

Los dominicanos, afectados por la “cultura de la pobreza” solemos evaluar los viajes de nuestros presidentes como exitosos solo “si traen algo”.

Los viajes son más que eso.

Un viaje como el realizado por el presidente Medina a la República Popular China fue un viaje de buena voluntad, de dar a conocer el país y sus potencialidades, de exploración de avenidas de cooperación y para conectar a nuestro sector productivo con los sectores del país amigo que pueden concertar negocios con nosotros.

Aunque no se traiga un centavo.

Es más, puede resultar cuestionable que en un viaje de esta naturaleza se concierten préstamos, por el peligro de asumir compromisos sin conocer todavía la naturaleza del futuro acreedor.

Por eso, el viaje fue exitoso como mecanismo para fomentar unas relaciones que pueden ser muy productivas en el futuro con una nación que es una potencia mundial, con una experiencia en el comercio internacional que necesitamos para expandir nuestras exportaciones y con un mercado inmenso.

Y la señal más importante del viaje fue la masiva presencia del empresariado.

+ Leídas