El fracaso de EDESUR

Prometer la solución de los apagones sin resolver la corrupción en la compra de energía, ni reducir la pérdida ni el robo eléctrico, con más de 3 mil empleados en nómina que gastan más de 135 millones y con una deuda de más de 16 mil millones, es un discurso retórico de Edesur.

Es falso que tenemos luz 24 horas en el D.N. y Santo Domingo. Es innegable que hay una mejoría pero aún hay deficiencia e inestabilidad y tandas de apagones con interrupciones programadas.

Los contratos de Edesur y las contratistas lejos de beneficiar al usuario benefician al sector privado y a los funcionarios. En los contratos quienes deben pagar las demandas por daños y perjuicios de los usuarios son las contratistas pero quien las paga es Edesur.

Estas compañías pueden comprar bienes sin la supervisión de Compras y Contrataciones Públicas, y este gasto es pagado por Edesur contra factura beneficiando a estos contratistas con una comisión de un 5% mensual.

Las contratistas no tienen una propuesta económica ni un local empresarial. Realizan los servicios técnicos a través de brigadas compuestas por un técnico y un ayudante. Hay brigadas en el DN, Santo Domingo, San Cristóbal, Baní, Ocoa, Azua, Barahona y San Juan.

Edesur fracasó como empresa pública por la corrupción del PRSC, del PRD-PRM y del PLD y fracasó como empresa mixta. La solución a los apagones pasa por un cambio del sistema político, reducir la corrupción y administrar sin privilegios.

Juan Mojica

+ Leídas