Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

La vieja casa de Horacio en Tamboril

Enfrentó la tiranía de Lilis, sufrió cárcel, salvó su vida milagrosamente, pasó largos años en el exilio

Los pueblos necesitan pan para sobrevivir, circo para hacer llevadera la existencia, símbolos para nutrir y afianzar sus raíces, reforzarse en sus creencias, resistir desafíos.

Da pena y angustia comprobar el estado de abandono en que se encuentra la casa en que vivió y murió el presidente Horacio Vásquez en Tamboril, la degradación de su entorno, la ocupación de parte de su terreno, la indiferencia mostrada por las administraciones públicas, como si hubiera interés en borrar el incómodo legado del prócer.

El pasado viernes 3 de junio el presidente Luis Abinader, dando un vuelco a la tradición, dio muestras elocuentes de estar convencido de la necesidad de reforzar los símbolos patrios al dar inicio a la reconstrucción de la casa de Horacio Vásquez en Tamboril, que será convertida en museo y en la parte de atrás de la vivienda se edificará un centro cultural. El entorno estará dotado de un paseo peatonal en cuyos alrededores se instalarán establecimientos que resalten las tradiciones del pueblo de Tamboril, verbigracia el Museo del Tabaco, y un parqueo para visitantes. 

Lo anterior será complementado con la remodelación del lugar donde descansan los restos de Horacio y de su esposa Trina de Moya en la iglesia San Rafael de Tamboril y con la puesta en vigencia de la ruta histórica que habrá de conectar los símbolos de la revolución libertaria del 26 de Julio (Horacio y Mon) con la casa de Antonio de la Maza Vásquez en Moca, líder del tiranicidio de Trujillo, cuyo destino es convertirse en museo del 30 de Mayo.

La esperanza de un nuevo amanecer resurgió en mí al comprobar la devoción con que el presidente Luis Abinader contemplaba aquella vieja casa de Horacio, antes hermosa, ahora en ruinas, miraba una y otra vez sus dimensiones de no más de 250 metros cuadrados, reparaba en la sencillez de su estructura. Ante la evidencia de humildad recordaba en alta voz que perteneció al líder político que mayor influencia alcanzó en los primeros 30 años del siglo xx, quien encarnó el poder y el prestigio por mucho tiempo, pero jamás utilizó las alturas palaciegas para enriquecerse sino para servir a su pueblo.

¡Que extraordinario mensaje envía el presidente Luis Abinader! Heredado de su padre, José Rafael Abinader, hombre probo, quien siempre le hablaba de las virtudes cívicas de Horacio Vásquez.

Del acto escenificado en Tamboril se deriva la voluntad manifestada desde la primera magistratura de hacer prevalecer el predominio de los valores, entre ellos, en lugar destacado, la honestidad que debe acompañar cada acto del poder. Y eso enaltece y encumbra al primer mandatario de hoy.

En el caso de Horacio Vásquez hay motivos adicionales para rescatar su figura del olvido.

En efecto, enfrentó la tiranía de Lilis, sufrió cárcel, salvó su vida milagrosamente, pasó largos años en el exilio. Nada de esto lo amedrentó. Al contrario, lo fortaleció y lo llevó a organizar y liderar el movimiento del 26 de Julio que ajustició al dictador en las calles de Moca, primera gesta de la libertad de nuestro pueblo, repetida luego el 30 de mayo de 1961 con el ajusticiamiento de Trujillo. 

Pocos gobernantes han gozado del carisma y adhesión que alcanzó Horacio Vásquez. A lo largo de su larga vida política prefirió ser denostado y hasta agraviado antes que ceder a la tentación de coartar los derechos de sus conciudadanos. El respeto y la defensa escrupulosa del cauce democrático fue su norma inalterable de conducta.

Horacio Vásquez no solo fue el dignatario que firmó el tratado de límites con Haití, delimitó la línea fronteriza y colocó los más de 300 hitos que separan un territorio del otro, sino que también trazó y empezó a ejecutar los planes de colonización con objeto de poblar los campos cercanos a la frontera e impedir que fueran ocupados por haitianos. Lástima que esos planes de afirmación de la nacionalidad y de la soberanía no fueran continuados por los gobiernos que le siguieron.

Además, consolidó la institucionalidad democrática, reforzó el sistema judicial e hizo aprobar leyes fundamentales de la organización y manejo de las finanzas públicas. Apuntaló el sistema educativo y sanitario, expandió la infraestructura de presas, canales, alcantarillados, acueductos, carreteras, puentes, comunicaciones, en dimensión no vista antes, fomentó la agropecuaria, la industria, la creación de empleo.

La Fundación Horacio Vásquez, que me honro en presidir, siente regocijo por el inicio del rescate de los valores que representa el más olvidado de nuestros próceres. Gracias presidente Luis Abinader. 

TEMAS -

Eduardo García Michel, mocano. Economista. Laboró en el BNV, Banco Central, Relaciones Exteriores. Fue miembro titular de la Junta Monetaria y profesor de la UASD. Socio fundador de Ecocaribe y Fundación Siglo 21. Autor de varios libros. Articulista.