Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Avances en el sector eléctrico. Distribuidoras

Es una falsedad decir y repetir que en esta administración los gastos de nóminas de las EDE se han disparado

Se observa en la opinión pública la difusión de informaciones, datos y juicios equivocados, y en ocasiones falsos, sobre el sector eléctrico dominicano.

Debemos reconocer que el tema eléctrico es muy técnico y a veces complejo para los no especialistas, y que esa dificultad propicia que algunos técnicos o profesionales relacionados con el sector, pero comprometidos con otros intereses, sorprendan a la opinión pública manipulando datos y pintándole el mundo eléctrico de un color más intenso que el de la hormiga.

Veamos en los párrafos siguientes, un rápido examen de algunos indicadores del subsector de las distribuidoras.

Gastos operativos. En el 2019, antes de la pandemia, los gastos operativos de las distribuidoras ascendieron a 305.52 millones de dólares, mientras que en el 2021 bajaron a 282.6 millones y al cierre de septiembre de este 2022 alcanzó los 228.49 millones de dólares. De manera, que tal y como lo exige el Pacto Eléctrico, los gastos operativos de las distribuidoras han disminuido sostenidamente en este gobierno.

El gasto de personal es la suma de salarios y pago de prestaciones a empleados que se desvinculan; al respecto en el 2019 ese gasto fue de 115.2 millones de dólares, de 112.55 millones en el 2021 y había acumulado solo 77.8 millones al cierre de septiembre. Quiere decir que la versión de que se ha aumentado el gasto de personal es otra falacia para confundir a la opinión pública, puesto que cumpliendo con el Pacto Eléctrico, los gastos de personal se han reducido en las distribuidoras. (https://mem.gob.do/category/sector-electrico)

Lo mismo sucede con el gasto de nómina. En el 2019 ese gasto fue de 105.14 millones de dólares. En el 2021 bajó a 89.27 millones, y al cierre de septiembre ha sido de apenas 65.99 millones de dólares. De manera que es una falsedad decir y repetir que en esta administración los gastos de nóminas de las EDE se han disparado.

La facturación de las distribuidoras ha sufrido una caída de 2.8 % respecto al 2019. Aunque luego de los choques de aumentos de tarifa que siempre dificultan los procesos de facturación y cobros se ha observado una sostenida recuperación. La facturación en el 2019 fue de 71.6 % y a septiembre de 2022 ha caído a 68.8 %.

De igual manera la cobranza, la cual ha bajado de 95.5 % en el 2019 a 95.1 % en el 2021 y a 90.3 % en el 2022. Esa caída de 5 % es importante y se debe en buena medida a la subida de la tarifa y a la inflación, aparte ineficiencia gerencial. La experiencia internacional en materia eléctrica demuestra que las alzas tarifarias disminuyen la voluntad de pago de los usuarios. Según el Pacto Eléctrico la meta es que las distribuidoras promedien una cobranza de 97 % a los seis años de firmado. Tenemos 90.3 %, 7 menos que la meta y más de cuatro años por delante para cumplirla. Parece exagerado pues afirmar (¡denunciar!) que con esa diferencia ya se ha incumplido un pacto que le quedan cuatro años de oportunidad.

Otro indicador que se aduce como débil desempeño de las distribuidoras ha sido el de las pérdidas. El gobierno anterior entregó a la presente administración unas distribuidoras con pérdidas de 33.4 % en agosto del 2020. En septiembre pasado esas pérdidas eran de 31.9 %, que es cinco puntos más elevada que el 27 % alcanzado en el 2019.

Algunos analistas y comentaristas están publicando porcentajes de pérdidas muy por encima de las arriba indicadas con el propósito de sostener su consigna de que las distribuidoras se han desbocado.

Las pérdidas indicadas en este artículo son las determinadas y publicadas siguiendo la metodología utilizada desde siempre en el sector eléctrico nacional. Metodología ratificada mediante la Resolución No. SIE-061-2021 de la Superintendencia de Electricidad, acogiendo la disposición al respecto del propio Pacto Eléctrico. Las comparaciones de indicadores solo son válidas si se calculan con igual metodología. (https://sie.gob.do/wp-content/uploads/2021/08/SIE-063-2021-REG-Aprob-Audiencia-Publica-2021-AFR-combinado.pdf)

Otro indicador de eficiencia empresarial referido por el Pacto Eléctrico es el del cociente gastos operativos sobre el ingreso (Opex/Ingreso).

En el 2019 ese era de 18.4 % y en septiembre de este 2022 había bajado a 16.2 %; reducción en línea con el Pacto Eléctrico, que establece como meta en seis años un 10 %. Llevamos menos de dos años del Pacto.

De igual manera, el número de empleados. En 2019 fue de 8,651 y en la actualidad es de 7,707, casi mil empleados menos. La reducción de personal es también una meta del Pacto Eléctrico ¿de dónde sacan los críticos que en las distribuidoras ha crecido el número de empleados? Es todo lo contrario.

TEMAS -

Ministro de Energía y Minas.