20180203 https://www.diariolibre.com

Jarabacoa en lengua taína significa “tierra de fuentes de agua”. Generalmente se le conoce por su excelente clima, sus aguas cristalinas, sus cultivos de flores y hortalizas, por el calor humano que irradian sus habitantes y sobre todo, por la belleza y galanura de sus mujeres. En el pasado, sólo las personas de grandes fortunas construían casas veraniegas para disfrutar de las excelsitudes de ese pedazo de Quisqueya. En la actualidad, muchas personas clase media han escogido a Jarabacoa para descansar. Es verdaderamente notoria la cantidad de personas que semanalmente emprende la ruta de respirar el aire de la montaña jaracobense. La población flotante los fines de semana aumenta cuantitativamente en proporciones nunca vistas.

En sentido general, la inversión privada (predios agrícolas, ganaderos y habitacionales) sorprende por lo cuantiosa; sin embargo, la inversión pública o del Estado ha sido muy precaria. Más bien, podría decirse que éste no ha hecho ninguna. No ha habido un plan real y objetivo de reforestación y cuidado ambiental. No hay un manejo adecuado de los desechos sólidos ni en el tratamiento de las aguas residuales. El servicio energético, a pesar de que en Jarabacoa existe la hidroeléctrica más antigua del país, es sumamente deficiente.

Jarabacoa y su entorno necesitan urgentemente la atención del Estado, para que quizás con ayuda internacional se resuelvan algunos de sus graves problemas ambientales. En primer lugar, el suministro de agua potable para la ciudad y sus alrededores es sumamente deficiente, contradiciendo así el significado de su etimología.

El caso del Distrito Municipal de Buena Vista, donde prácticamente no existe un suministro confiable del vital líquido, es aún más calamitoso. Allí existe un viejo acueducto que proporciona agua a la zona del Hotel Montaña, a la urbanización Alpes Dominicanos y al complejo Pino del Puerto. La solución de este problema es crucial para que continúe el desarrollo total del municipio.

El otro problema es el del medio ambiente. Jarabacoa necesita urgente la atención del Estado para que se resuelvan los problemas ecológicos que plantean los arroyos Yerbabuena, Los Gatos y otros, convertidos en verdaderas cloacas que van a dañar las aguas de los ríos Yaque, Jimenoa y otros. Jarabacoa necesita un apropiado tratamiento de la basura; Jarabacoa necesita que se reparen sus caminos vecinales; Jarabacoa desea que, dada su calidad de productora de energía eléctrica, se le den menos apagones. Es perentorio que en Jarabacoa se implemente un serio y científico plan de reforestación para devolver los bellos pinares desaparecidos. Jarabacoa requiere urgentemente una planta de tratamiento de aguas negras.

Esos problemas ambientales que afectan a Jarabacoa deben enfrentarse con decisión; de lo contrario, esa bella comarca se convertirá en una zona inhabitable.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese