Bartolomé Pujals, el verdadero cambio en la capital

Es claro que una ciudad para la gente solo puede construirse con la participación, con voz y voto, de la ciudadanía en la planificación y administración de la ciudad.

Al escuchar a Bartolomé Pujals, candidato a alcalde de Santo Domingo, en el debate organizado por ANJE, el pasado miércoles 5, quedé convencido que él es quien representa el verdadero cambio para la alcaldía de Santo Domingo. Dos de los participantes en el debate, Domingo y Jhonny, representan una vuelta hacia etapas superadas y Carolina Mejía, la continuidad de una gestión de vitrina, teniendo todas en común haber gobernado por décadas el ayuntamiento y sido incapaces de enfrentar y darle solución a uno solo de los problemas que afectan a los habitantes de la capital.

La cruda realidad es que el ayuntamiento de SD ha estado dominado por la opacidad en la toma de decisiones, la corrupción, el clientelismo, el personalismo y siempre al servicio de los proyectos políticos personales del alcalde y de los intereses de los grupos corporativos que financiaron sus campañas.

Frente a estas inveteradas prácticas de la vieja política es que adquiere su verdadera dimensión la propuesta que está formulando Bartolomé: hacer de SD una ciudad para la gente, esto es, una ciudad inclusiva, segura, sostenible, inteligente y que distribuya con equidad los ingresos que se perciben.

Hacer una ciudad para la gente requiere de un gobierno municipal que se ocupe de construir, proteger y defender los espacios públicos y que convierta los servicios municipales en verdaderos derechos accesibles a todos los ciudadanos, sin discriminación ni privilegios. Y es que la ciudad es el espacio de encuentro diario de todos los ciudadanos que vivimos o concurrimos a ella. Colocado en esta perspectiva es que Bartolomé plantea que “el alcalde del DN tiene que enfocarse en defender los derechos de los ciudadanos y de movilizar los recursos del ayuntamiento para ese fin”.

Es claro que una ciudad para la gente solo puede construirse con la participación, con voz y voto, de la ciudadanía en la planificación y administración de la ciudad.

Es por colocarse en esta perspectiva –un gobierno para la gente y desde la gente– que las respuestas que da el programa de gobierno Bartolomé adquieren otra dimensión respecto de los mismos problemas a los que también se refieren los demás candidatos.

A continuación sintetizo, en los límites que me impone este artículo, lo más destacado de los ejes del programa de gobierno municipal de Bartolomé.

Movilidad humana y tráfico terrestre. Lo principal es la creación de líneas de transporte público municipal que conecten los puntos más transitados de la ciudad. Entre muchas otras, se crearán carriles exclusivos para los autobuses públicos que transitarán por el lado derecho, articulados a un sistema de paradas con frecuencia precisa y predecible. También una serie de rutas por varios sectores de la capital que conecten las calles periféricas con los sistemas troncales.

Sostenibilidad ecológica. Una ciudad para la gente en este tema significa la transición de una ciudad sucia basada en carbono a una ciudad limpia basada en energías renovables. Se duplicará la actual capa forestal de la ciudad. Se saneará el sistema de alcantarillado y se reestructurará el drenaje pluvial. En cuanto a la recogida de la basura se impulsará un sistema que eduque a la ciudadanía en el reciclaje y la provea de zafacones y bolsas, acompañado de un sistema de incentivos que convierta la basura en ingresos. De igual modo se desincentivará el plástico de único uso. Se instalarán paneles solares en todos los espacios públicos; la energía de la calle será limpia y se estimulará su utilización en los espacios privados.

Santo Domingo Inteligente. Se trata de impulsar un modelo de ciudad innovadora que utilice la tecnología de la información y comunicación para la toma de decisiones y la planificación. A este respecto se creará una Red Municipal de Centro de Datos que permitirá la recolección de información oportuna sobre, entre otros, la calidad del agua, los hoyos en las calles, cantidad de vehículos en circulación, enfermedades.

Ciudad Segura. La propuesta es relanzar la policía municipal y convertirla en seguridad metropolitana para la protección y defensa del ornato público, facilitador del tránsito y la prevención del delito, simplificando su estructura, dignificando su salario y coordinando con los demás ayuntamientos del área metropolitana.

Ordenamiento Territorial. Ordenar el territorio conlleva un proceso político participativo de todos los sectores unidos en la visión de la ciudad que queremos. El ordenamiento del territorio se hará en función de su vocación socioeconómica, su identidad residencial, social, cultural y comercial. Esto implica asegurar entre un 15% a un 20% del territorio para convertirlo en parques, áreas verdes, plazas y centros culturales. También un plan de arbolado que aumente hasta en un 20% su capa forestal. Hay que añadir la recuperación de las aceras, de los parques y de los mercados del DN. Construir en el antiguo aeropuerto de Herrera un gran parque ecológico y de recreación.

Quien aspire a vivir en Santo Domingo, convertida en una ciudad para la gente, solo tiene que votar, el próximo 16 de febrero, por Bartolomé Pujals para alcalde de la capital, en la boleta de Alianza País.

+ Leídas