20170520 https://www.diariolibre.com

En República Dominicana, la tipología de edificaciones de salud históricamente se ha caracterizado por ser estructuras estáticas, con fachadas limpias, que denotan firmeza y líneas verticales preponderantes con pocos ornamentos, colores neutros y primarios, plantas arquitectónicas en cruz o “L”, con pasillos largos, anchos, que interconectan los espacios de consultas.

Este tipo de infraestructura de establecimientos de salud con el transcurrir del tiempo se ha transformado en edificios complejos, dinámicos, interesantes, desde el enfoque de los avances de la medicina, la tecnología y los sistemas constructivos. La convergencia de estos aspectos evidencia la importancia de la eficiencia de la gestión en salud desde un enfoque holístico.

Tomando en cuenta lo antes expuesto, nuestro país ha realizado procesos importantes de estandarización, formación, protocolarización e integración de factores constructivos, formación de personal médico, tecnologías, etc., tratando de lograr un equilibrio de soluciones eficientes y económicamente sustentables que logre ofrecer servicios de salud con calidad y diversificados, diseños acordes a la función y población a atender, prolongar la vida útil de los establecimientos de salud entre otros. En este sentido, el sector Salud se presenta hoy como un abanico de posibilidades en referencia a las características, cantidad, accesibilidad y calidad de su recurso humano, físico y tecnológico.

Es importante difundir y formar respecto a los procesos evolutivos que vamos dando como país, en la gestión de la infraestructura física de las instituciones de salud, porque unifica criterios, educa creando visión crítica e integral, ofrece respuestas, disminuye brechas de conocimientos y de procesos no acertados y busca como objetivo último, garantizar la articulación de todos los procesos que conducen al logro de la misión y objetivos de un establecimiento de atención a la salud.

Recordando que infraestructura de establecimientos de salud, agrupa a las clínicas, hospitales, laboratorios, consultorios y centros diagnósticos.

En la medida que avanzamos varias tendencias económicas y demográficas están causando un gran impacto en la cultura organizacional. Estas nuevas tendencias y los cambios dinámicos hacen que las organizaciones de salud y particularmente los hospitales, tanto públicos como privados, enfrenten la urgente necesidad de orientarse hacia los avances tecnológicos en diagnóstico, tratamiento, información y gerencia. Estas condiciones han dejado de tener sólo relevancia local y han pasado a tener como referencia el mundo.

Al 2011, la red de centros de Salud Pública tenía alrededor de 158 grandes hospitales, 1,443 centros de atención primaria, nueve hospitales especializados y una red de centros también especializados pero que se regían por patronatos y que recibían recursos del Estado.

La cifra estimada reciente de centros de salud que tiene la República Dominicana supera los 1,700, tomando en cuenta hospitales y centros diagnósticos. Actualmente se puede mencionar de 1- 10 hospitales que ofrecen una capacidad de respuesta holística (funcionalidad, infraestructura, recursos humanos, equipos, etc.) favorecedora para el turismo en salud. Se deben hacer más inversiones que garanticen y hagan sostenible nuestro sistema de salud.

El reto que se tiene como país de cara a las exigencias de calidad, modernismo y competencia para un turismo de salud más abarcador, son respecto a funcionalidad espacial, accesibilidad sin barreras arquitectónicas, capacidad de respuestas oportunas en tiempo, reducción impacto medioambiental, planes de mantenimiento de mobiliarios y equipos y logística de suministro y almacenaje.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese