20180228 https://www.diariolibre.com

El uso de las armas acústicas ya no es un secreto. Las grandes potencias se encuentran en competencia y encaminadas hacia el desarrollo de estas armas. Las armas acústicas causan sordera, tinnitus o zumbidos en el oído, mareos, alucinaciones y en algunas ocasiones hasta pérdida de la memoria.

Estas armas utilizadas intencional o no, les impiden dormir a las personas provocándole la activación de las ondas cerebrales durante el periodo nocturno lo que impide conciliar el sueño.

Hoy existen los cañones sónicos que se utilizan en las guerras y en otros casos han sido utilizados para controlar multitudes.

Su desarrollo estuvo a cargo del pentágono después del ataque al navío USS COLE en el año 2000. La idea original era favorecer la comunicación entre navíos expuestos a un ataque y navíos atacantes, con el fin de asegurar una salida positiva a posibles conflictos. Armas de este tipo fueron utilizadas en la segunda guerra de Irak, también fueron utilizadas en el mar frente a la costa de Somalia contra los piratas como arma no letal en el 2005. Se le dio a conocer a la prensa como un éxito para resolver situaciones sin tener que utilizar armas de fuego. Un dispositivo similar es utilizado por las policías de varios países y estados en el mundo (New York, Nueva Orleans, Georgia, Santiago de Chile y otras) en la dispersión y control de manifestaciones. No podemos echar a un lado que en Alemania en la segunda guerra mundial se utilizaron armas acústicas.

LRAD - Long Range Acustic Device (Dispositivo Acústico de Largo Alcance) es un dispositivo acústico circular de largo alcance que muchos han definido como arma no letal, sin embargo, otros expertos no la ven así. Este se utiliza de dos formas, en la emisión de mensajes y en la emisión de sonidos dolorosos extremadamente altos.

Algunos doctores, ingenieros y otros expertos dicen que el LRAD no entra en la categoría de armas no letales, sería un arma menos letal. En este grupo entrarían las bombas lacrimógenas y los vehículos lanza agua, con la diferencia de que ya las armas acústicas utilizadas como arma de guerra producen daños severos al cuerpo humano.

Organizaciones de derechos humanos y otorrinolaringólogos se oponen a este tipo de arma no letal ya que en ocasiones pueden provocar lo que mencionamos al inicio de este artículo y además pérdida temporal de la vista, daños permanentes al oído y daños cerebrales.

Los sonidos estridentes de alta frecuencia y volumen son armas que afectan al ser humano a corto, mediano y largo plazo. En experimentos hechos con animales se ha podido demostrar que una alta frecuencia les produjo daños intestinales y pulmonares.

Un sonido intenso puede causar daños a los cilios receptores que convierten las ondas sonoras en actividad cerebral a lo interno del oído. La exposición al ruido también puede causar la degeneración de las fibras nerviosas que hacen contacto con los cilios, lo que provoca que la transmisión de información al cerebro pueda quedar interrumpida. En esta parte también entra la música y otros sonidos a alto volumen que son percibidos por el oído humano y la mayoría de los animales. A partir de los 75 decibeles se consideran dañinos al oído humano y 180 decibeles pueden causarle la muerte a una persona.

Las ondas ultrasónicas son ondas acústicas similares a las sónicas, con la diferencia de que su campo de frecuencia se encuentra por encima de la zona audible. Hay una diferencia entre ultrasonidos e infrasonidos y es que los ultrasonidos son frecuencias del sonido audible por el oído del ser humano y una gran cantidad de animales mientras los infrasonidos, como dijimos anteriormente, son frecuencias por debajo del sonido audible del ser humano, pero que algunos animales las pueden percibir claramente.

Los infrasonidos son ondas acústicas u ondas sonoras cuya frecuencia está por debajo del espectro audible del oído humano. Ejemplo: el silbato que se utiliza para los perros.

Estas ondas acústicas son utilizadas por animales grandes como el elefante, las ballenas y también por animales pequeños como el murciélago y otros, para comunicarse a cierta distancia. Estas son ondas que se desplazan y no las podemos escuchar, pero que afectan el cuerpo humano. Debemos saber que los infrasonidos pueden producir fatiga, trastorno del sueño, pérdida auditiva, apatía, confusión, nauseas, desorientación y vértigos.

Cuando tenemos ondas sónicas constantes entre 15Hz y 20Hz estas caen en infrasonidos toxicológicos. También están las bajas frecuencias como el ruido sordo de un motor y los zumbidos de las luces de neón que producen grandes daños al sistema auditivo y nervioso del ser humano.

A los infrasonidos se les denomina como los ruidos negros que van deteriorando la vida de las personas en la mayoría de las veces hasta provocando la muerte.

Los infrasonidos pueden ser naturales o artificiales. La naturaleza también produce sus infrasonidos, por ejemplo los volcanes, el viento, aludes, meteoritos y terremotos. Los infrasonidos artificiales se han estado desarrollando y utilizando como armas, pero hay algunas maquinarias industriales que producen infrasonidos en una banda entre 1-15Hz que a veces se confunden con vibraciones. En la banda de 75 a 95 decibelios hay una gran cantidad de infrasonidos que están en 0,1 hertzios.

Así mismo, también son utilizados en la industria del cine, en la reproducción sonora de películas. Por largo tiempo se han usado sonidos de baja frecuencia prácticamente inaudibles para los seres humanos pero se pueden sentir y causan una serie de efectos, como la ansiedad y tristeza, estos básicamente son usados en las películas de suspenso y horror. Los infrasonidos también son utilizados en la detección de objetos.

La frecuencia de 50KHz es la utilizada para medir distancia y en algunas ocasiones se utiliza para medir altura. Esta tiende a ocasionar en algunos momentos presión intracraneal activando los mecanismos de defensa del cuerpo. Otra frecuencia es 7,8KHz que no la percibe el oído pero sí el cerebro y desestabilizan el sistema nervioso.

Las armas infrasónicas emiten un sonido agudo en una frecuencia de 2,5KHz con un arco entre 30 y 60 grados, alrededor de unos 150 decibeles dirigidos con gran precisión con un alcance aproximado de 3.5 Kilómetros. Se considera que 130 decibeles es el límite para el dolor en los seres humanos.

Las manifestaciones de la electromagnética acústica se empiezan a ver en las personas a corto, mediano y largo plazo desde 0,1 Hz hasta 20 Hz y a partir de los 20 KHz hasta los 300 KHz son frecuencias audibles que también afectan al ser humano.

Con los avances electrónicos las armas acústicas se han convertido en prioridad para las grandes potencias y otros países en el mundo, utilizando infrasonidos a una baja frecuencia menor a 20 Hz. Las víctimas de las armas acústicas muchas veces quieren paliar la situación tomando fármacos. Hasta el momento no hay fármacos que contrarresten estos efectos, solamente se puede con anestesia. A la hora de dormir siempre hay insomnio. En un momento se pasa del estado soporífero y acústico durante la fase de adormecimiento que da paso del sueño a un despabilamiento total, cansancio y desplome de las facultades mentales durante el día. También provoca impaciencia y accidentes.

Hoy en día los desarrollos, descubrimientos y experimentos acústicos infrasónicos se mantienen en extremo secreto. Difícilmente una persona se dé cuenta cuando está siendo atacado con este tipo de armas.

Email: diprealejandro@gmail.com

Instagram: alejandrodipres

Twitter: @ alejandrodipres

Facebook: diprealejandro

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese