Mas allá de las causales: El cambio será femenino, o no será

La intuición empezó a acompañar la racionalidad en la ciencia. La tesis acogió la antítesis para crear la síntesis. El ente femenino asumió su lugar en la filosofía y en la vida en sociedad.
$!Mas allá de las causales: El cambio será femenino, o no será

Como sabemos, el pensamiento científico moderno nos enseña que si alguien “aprieta el botón” algo pasará. Si alguien tira del hilo del tapiz, algo pasará con el resto del tapiz. Pues, en efecto, todo está interconectado con todo. El ser humano a través de una actuación efectiva en la esfera más accesible a él puede obrar cambios que afectan a otras esferas, y con ello al resto del planeta. La justicia y la política son temas muy serios para dejarlos al azar. Todo lo que sucede allí nos está afectando a todos como un todo, y a muchos individualmente.

En enero del 2017, el país inicio una serie de movilizaciones, haciéndose evidente lo que sabíamos: muchos empezamos a tirar del hilo del tapiz preocupados por la corrupción y la impunidad. La voluntad de cambio a partir de la movilización social lideró la movilización política. No viceversa. Y lo político sustento su estrategia y discurso en restituir derechos, procurar transparencia en el sistema de justicia y producir cambios institucionales trascendentales.

Un elemento diferenciador de este proceso es que la mujer dominicana devino en protagonista del destino nacional. No acompañaba al marido, al novio ni al amigo. El la acompañaba a ellas. Asumieron el liderazgo. Se asumieron coautoras de su destino. Aprendieron la lección más importante de la transformación social: mejor pedir perdón, que pedir permiso.

Como resultado de esta nueva orientación, la mujer dejó de ser una simple víctima de la realidad. Igualmente dejó de ser una simple observadora del mundo circundante. De pronto pudo convertirse en una fuerza determinante. “Observemos el observador” y te aproximaras a la comprensión de la nueva realidad potencial de la mecánica cuántica, y con ello cuestionan a los tomadores de decisiones, no solo por su credibilidad sino por su liderazgo y compromiso. “El pensamiento crea el mundo y después nos dice. Yo no he sido”, comentó en una ocasión el científico David Bohm.

Mientras tanto, en todo el planeta el cambio de paradigma científico vino acompañado de las capacidades anteriormente ocultas. La intuición empezó a acompañar la racionalidad en la ciencia. La tesis acogió la antítesis para crear la síntesis. El ente femenino asumió su lugar en la filosofía y en la vida en sociedad. El hombre que acepta e integra su “anima” y la armoniza con su “animus” (Carl Gustav Jung), es más equilibrado y auténtico que el que la niega.

En nuestra ceguera social, como nación, seguimos negando nuestra parte femenina, seguimos negándole derechos a la mujer, como una forma de exorcizar nuestros miedos, inseguridades y carencias.

Pero si echamos un vistazo a la historia de la humanidad, veremos que los grandes cambios y avances han sido cuando se ha traspasado el juicio social de la época. La esclavitud humana era algo aceptado socialmente y cuando empezó a traspasar ese límite o idea social, muchos se negaron rotundamente a abandonar la esclavitud ya que veían dicho cambio como una injusticia social hacia ellos y una disrupción del sistema económico que ponía en peligro su propia estabilidad.

De la misma manera que podemos utilizar la historia para ver como la liberación de ideas y perímetros impuestos es inevitable, cada persona está destinada a ir soltando todos sus juicios y limitaciones hasta fundirse con la ilimitación de las ideas creadoras que dan origen a la vida misma. Trascender los limites sociales y seguir el impulso del corazón ha sido el camino de los grandes cambios en la historia de la humanidad.

Hoy, esos cambios los lidera la mujer dominicana. Militan las calles y las redes, mientras acampan con sentido de misión. La mujer dominicana inicio un nuevo ciclo político en nuestro país. Su propio 14 de junio, su propia revolución de abril, su propia marcha verde, arrancó con las tres causales. Es protagonista de su tiempo. Están movilizadas desde su corazón. No solo las guían sus derechos, las guía su Alma. Y cuando el Alma guía se trasciende la historia.

El cambio será femenino o no será.

Temas

Aborto
Cambios

+ Leídas