Panorama del Comercio de Servicios en la RD

En el caso particular de la República Dominicana, según datos del Banco Central, la participación del sector servicios alcanzó el 62.7 % del PIB, en el curso del año 2017

El comercio de servicios se ha convertido en la actividad económica con mayor dinamismo a nivel mundial, representando un total de 10,460 billones de dólares en el año 2017, según datos del Banco Mundial. La Organización Mundial del Comercio (OMC) indica que el sector de servicios representa 2/3 de la producción mundial, 1/3 del empleo y cerca del 20 % del comercio mundial. Los servicios forman parte esencial de los recursos necesarios para la producción de la mayoría de los bienes, así como de la movilización al destino de los mismos, convirtiéndose en catalizadores de los grandes cambios tecnológicos que han transformado la matriz productiva de los países.

En el caso particular de la República Dominicana, según datos del Banco Central, la participación del sector servicios alcanzó el 62.7 % del PIB, en el curso del año 2017, donde el intercambio con nuestros mayores socios comerciales ha mostrado un superávit continuo en el último decenio, lo que convierte a nuestro país en un exportador neto de servicios a nivel mundial.

El comercio de servicios formó parte de las negociaciones de la Ronda Uruguay de la Organización Mundial del Comercio (OMC), lo que conllevó al establecimiento del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS). Este acuerdo establece las modalidades de prestación de servicios en cuatro tipos (Modo I. Suministro Transfronterizo, Modo II. Consumo en el Extranjero, Modo III. Presencia Comercial y Modo IV. Movimiento de personas), siendo éste la única normativa multilateral que rige dicha materia a nivel internacional.

En el caso particular de la República Dominicana, contamos con varios acuerdos y tratados comerciales internacionales. Estos son el Tratado de Libre Comercio entre la República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos (DR-CAFTA), el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana y Centroamérica (TLC RD-CA), el Acuerdo de Asociación Económica entre los Estados Miembros del Foro del Caribe y la Comunidad Europea (AAE CARIFORO-CE, EPA, por sus siglas en inglés), el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana y la Comunidad del Caribe (TLC RD-CARICOM) y el Acuerdo de Alcance Parcial entre la República Dominicana y la República de Panamá (AAP RD-Panamá).

Dentro de este marco, en varios de los tratados se contemplan diferentes aspectos en el sector de servicios, como son: transporte, educación, energía eléctrica, distribución, publicidad, seguros, banca, construcción, telecomunicaciones y servicios profesionales (abogados, médicos, arquitectos, ingenieros, contables, odontólogos, entre otros). Es preciso resaltar que los acuerdos con mayores oportunidades en el sector de servicios, por su naturaleza y alcance, son el EPA y el DR-CAFTA.

En vista de que bajo el decreto 437-17 fue declarado el 2018 como el Año del Fomento de las Exportaciones, con el mandato de la Ley 1-12, de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 (END), que establece como una prioridad para el Gobierno fomentar políticas orientadas a identificar y promocionar sectores estratégicos y nuevos mercados para incrementar las exportaciones y captar inversión extranjera, el país se ve en la necesidad de estructurar e implementar acciones coordinadas, enfocadas en explotar al máximo el acceso a los mercados de nuestros mayores socios comerciales.

En ese sentido, el sector servicios se ha tomado en cuenta, de forma que éste pudiera ser fortalecido y potencializado, a través de un levantamiento de los actores involucrados y la coordinación de las actividades que integran el ecosistema en que se oferta los servicios a nivel global. El objetivo es promover líneas de acción orientadas a identificar la viabilidad del crecimiento de las exportaciones de servicios a los mercados en los cuales nuestro país pueda tener potenciales ventajas comparativas.

El resultado esperado de estas acciones tiene como prioridad crear conciencia, construir capacidades, propiciar la integración y desarrollar acciones estratégicas para el fomento de las exportaciones de dichos servicios, teniendo bajo el lente identificar los retos que pudiesen impedir el crecimiento de este sector, dentro del marco de los acuerdos comerciales. Para poder lograr esto, se requiere de un esfuerzo, no sólo como país, sino mancomunado de todas las partes involucradas en dichos tratados, de manera tal, que se puedan implementar y ampliar los beneficios que éstos poseen.

En conclusión, para poder desarrollar el sector servicios, aún persisten retos. A nivel global, todavía está pendiente definir una nomenclatura en materia de servicios, que permita estandarizar el tipo de servicio que se ofrece, de acuerdo a descripciones y características previamente acordadas por los países, lo que conllevaría a un intercambio comercial más fluido, más dinámico y transparente, con un lenguaje común. A su vez, tenemos como desafío fortalecer y sensibilizar las instituciones regionales, nacionales, el sector privado y el sector académico, sobre la importancia del comercio de servicios. Esto nos ayudaría a levantar y cohesionar las necesidades de los proveedores dominicanos de servicios, dándoles la oportunidad de poder tener un mayor acceso preferencial a los países con quienes tenemos acuerdos comerciales.

+ Leídas