20170818 https://www.diariolibre.com

“Por ello, resulta cuesta arriba admitir que Stanley Consultants aceptara como buena y válida una capacidad bruta superior a los 720 MW, que es una de las 2 primeras informaciones a ser consideradas dentro de... los requerimientos técnicos indispensables que debían cumplir las ofertas técnicas...” de acuerdo a (sic) las Bases. Los 4 datos numéricos antes señalados sobre la capacidad de Punta Catalina, en MW han inducido a que FTI use cifras erróneas, e inconsistentes con sus propias premisas, para el cálculo de los valores que sirven de base para la comparación de precios unitarios de Punta Catalina, respecto a los de otras plantas similares de América Latina seleccionadas por FTI.” Eulogio Santaella, Carta a la Comisión Presidencial Punta Catalina, agosto 7, 2017

Justo cuando se pensaba que se había escuchado lo suficiente sobre Punta Catalina, aparece el demoledor Informe Santaella, bajo la forma de una carta que el ingeniero Eulogio Santaella -a quien no se le pueden atribuir intereses particulares en el negocio eléctrico- ha dirigido un informe a la Comisión Presidencial que tuvo la tarea de evaluar el proceso de licitación y adjudicación de la construcción de las plantas a carbón de Punta Catalina, el proyecto público más importante que se haya realizado en nuestra vida republicana. Ha sido una carta bien pensada y mejor argumentada, incluyendo el hecho de que está fechada el 7 de agosto, cuando se suponía que sería entregada la primera unidad generadora de electricidad. No ha sido así y los retrasos continuarán acumulándose sin que esté claro de quién es la responsabilidad financiera - ¿de Odebrecht o del Gobierno dominicano?

El Informe Santaella desmonta las piezas claves del informe que rindió la firma norteamericana FTI Consulting contratada por la citada comisión presidencial. Uno de los aspectos que destaca el ingeniero Santaella es que FTI Consulting debió presentar un informe sin conclusiones; pero, al final, no pudo evitar la tentación y presentó varias conclusiones que sirvieron de base para que la Comisión Presidencial rindiera un gratificante informe para el gobierno.

Una de las conclusiones de FTI Consulting es que el proyecto de Punta Catalina está subvaluado en un 6%. Para llegar a esa conclusión examinaron 12 proyectos similares en América Latina e hicieron el esfuerzo extraordinario de calcular el promedio ponderado de esos proyectos, de forma que comparativamente Punta Catalina estaría por debajo de dicho promedio. Pero, resulta que los promedios son -de por sí- muy engañosos, o se pueden utilizar para engañar o confundir, más que para aclarar. En este sentido, el Informe Santaella establece que el valor del costo unitario por kW de USD 2,585 que FTI Consulting le atribuye a Punta Catalina está basado en un cálculo erróneo.

La razón de ese error es que FTI Consulting utiliza el denominador incorrecto, al dividir el valor del proyecto -USD 1,945 millones- por la capacidad bruta -752 MW-, en lugar de la capacidad neta a instalar -675 MW-, como FTI Consulting había planteado que haría. Es una diferencia importante que podría cambiar radicalmente la conclusión de que Punta Catalina está subvaluada. Al respecto, el Informe Santaella dice que “Así las cosas el costo unitario de Punta Catalina sería de US$2,882/kW, no de US$2,585/kW como concluyó FTI. Es decir que el costo unitario real de Punta Catalina es un 11.41% superior al calculado por FTI.” El ing. Santaella llega a estos resultados utilizando las mismas informaciones que utilizó FTI Consulting.

El Informe Santaella llega a la conclusión de que “con el precio unitario calculado con el verdadero valor de la capacidad neta contratada de 674.78 MW, Punta Catalina tiene un costo unitario MÁS ALTO que 7 de las plantas más competitivas del total de 12. Dicho con más claridad aun: Punta Catalina tiene un costo unitario claramente más alto que el de 6 de las plantas más competitivas, y sólo ligeramente superior a la séptima planta.”

Es decir que, utilizando la misma lógica y las mismas informaciones que sirvieron de sustento a FTI Consulting para concluir que Punta Catalina estaba subvaluada en 6%, el Informe Santaella -haciendo las correcciones de lugar- llega a la conclusión de que las plantas a carbón están sobrevaluadas en más de USD 200 millones; podría decirse, en el escenario más favorable. En realidad, el contrato no es por USD 1,945 millones. A este número se llegó luego de un trueque de impuestos por una reducción de USD 95 millones en el valor del contrato. Fue una forma de camuflar un contrato para que no superara los USD 2,000 millones. De manera que, si utilizamos el verdadero valor de USD 2,040 millones del contrato de Punta Catalina y utilizando la aritmética de FTI Consulting, la sobrevaluación de las plantas a carbón se situaría en un valor superior al 17%, equivalente a unos USD 350 millones.

El Informe Santaella comparte la recomendación que hizo la Comisión Presidencial de que el gobierno no aceptara incrementos en el valor del contrato de Punta Catalina, por considerar que se trata de un proyecto “llave en mano”; sin embargo, en el contrato firmado el consorcio Odebrecht tiene la facultad de justificar incrementos en la ejecución del proyecto. Es un mecanismo utilizado muy frecuentemente para ocultar abultamientos en las obras públicas y evitar que la opinión pública tenga una idea exacta del valor de un proyecto. Es por ello por lo que todavía no tenemos con precisión el verdadero costo de Punta Catalina. Eso lo sabremos cuando la obra esté concluida.

Mientras tanto, el Informe Santaella nos presenta un valioso enfoque de un tema tan controversial, hecho con mesura y con el interés de esclarecer el lado oscuro de Punta Catalina.

@pedrosilver31

Pedrosilver31@gmail.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese