13 NOV 2017, 12:00 AM

Una Oportunidad de Oro

La ciudadanía exige del liderazgo político hechos y no palabras huecas; conductas y prácticas transparentes y no promesas demagógicas que luego no cumplen.

20171113 https://www.diariolibre.com

Fidelio Despradel, de conducta y trayectoria públicas bien conocidas, en estos momentos Diputado Nacional de Alianza País, el 7 de diciembre de 2016 dirigió una carta a la presidencia de la cámara baja comunicándole su “...renuncia a las dos exoneraciones de importación de vehículos que me otorga la Cámara de Diputados y a cualquier otro beneficio monetario o en especie contrario a las funciones legislativas descritas en la Constitución de la República”. Fidelio precisa: “...no he utilizado ni pretendo utilizar ningún tipo de recurso para asistencia social o eventos ajenos a las tareas que me asigna la Carta Magna. En ese sentido, le solicito que la administración de la Cámara tenga a bien excluirme de cualquier lista de beneficiarios de retribuciones contrarias a mi investidura”. Puntualiza Fidelio que “[en] Alianza País tenemos bien claro cuáles son nuestros roles en el Congreso Nacional. Nuestros candidatos firmaron un acuerdo ético para no aceptar y al mismo tiempo promover la derogación de la norma que otorga exoneraciones de impuestos y el Fondo de Asistencia Social. Estos privilegios, además del alto costo que representan para el pueblo dominicano, vulneran la Constitución de la República...”

Fidelio Despradel, al renunciar a las exoneraciones y pagos especiales, lo que hizo fue someterse voluntariamente al respeto de la legalidad constitucional, pues estos emolumentos son una forma de corrupción “legalizada”. La Constitución en sus artículos 80 y 83 especifica las atribuciones de senadores y diputados y estas no incluyen actividades de asistencia social ni la de suplir servicios públicos propios de la rama ejecutiva. Además, la Constitución prohíbe legislar en beneficio propio (Art.140), condena todo privilegio (Art.39.1) y consagra como principio cardinal la separación de poderes (Art.4).

Como es sabido, desde el pasado 22 de enero, la ciudadanía se moviliza de forma ascendente, en todo el territorio nacional, exigiendo castigo para los corruptos, recuperación de lo robado y fin de la impunidad.

En esta ocasión la ciudadanía “va por todo”. No la satisface un presidente o ministros menos corruptos. La ciudadanía exige del liderazgo político hechos y no palabras huecas; conductas y prácticas transparentes y no promesas demagógicas que luego no cumplen. La ciudadanía quiere que los hombres y mujeres que asuman su representación hagan patente que tienen la convicción, compromiso y carácter para ponerle fin al borrón y cuenta que por décadas favorece a los ladrones del patrimonio público.

Fidelio, con su carta, abre un escenario de diferenciación concreta con el partido oficial y sus aliados. La oposición partidaria, que en su conjunto cuenta con 65 diputados y 2 senadores tiene una oportunidad de oro para trazar una raya divisoria con el partido gobernante, y mostrar que efectivamente tiene la voluntad de hacer los cambios y ponerle fin a la corrupción y la impunidad.

La oposición partidaria en el congreso tiene la inestimable oportunidad de dar un ejemplo de ruptura con las prácticas corruptas, si sus legisladores, como hizo Fidelio, suscriben un compromiso público de 5 puntos, para entre otras:

Renunciar al Fondo Especial de asistencia de los senadores, mejor conocido como “barrilito”.

Renunciar al “cofrecito”, es decir, al conjunto de bonos de RD$500,000.00 para Navidad, Día de Reyes, Día de las Madres, habichuelas con dulce de Semana Santa, y otras ayudas especiales.

Renunciar a las dos exoneraciones que le otorgan en los 4 años, al tiempo de oponerse al proyecto de ley que busca sustituirlas por la asignación por el Estado de un vehículo de motor con valor de entre US$50 mil a US$100 mil.

Renunciar a recibir pago adicional por asistir al pleno de las cámaras o a las reuniones de las comisiones de trabajo a las que pertenezcan por ser estas labores parte sustancial de su función como legisladores, por lo que reciben un elevado salario mensual.

Renunciar a ocupar suite o habitaciones de lujo de hoteles o a viajar en primera clase cuando el pago se haga con dinero público.

La suscripción del compromiso de 5 puntos por los legisladores de la oposición partidaria, o por lo menos los que así lo hicieran, mostraría que en ellos y su partido hay una voluntad firme para, una vez ganen el gobierno, enfrentar la corrupción, la impunidad y toda forma de despilfarro del dinero de los contribuyentes en juergas y clientelismo político.

La firma por un grupo de legisladores del compromiso de 5 puntos contribuiría a crear puentes de identidad entre la oposición partidaria y la ciudadanía que se moviliza en las calles contra la corrupción y la impunidad.

Si los legisladores de la oposición partidaria, o por lo menos una parte de ellos, suscriben el compromiso de 5 puntos, la sociedad dominicana se llenaría de esperanza y comenzaría a allanarse el camino para el cambio democrático.

Este compromiso de 5 puntos de los legisladores no es algo de imposible realización. Fidelio lo hizo, y en nada le ha obstaculizado su labor como legislador ¿Qué impediría que otros legisladores se revistan de grandeza y hagan lo mismo?

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese