El juego está en la cancha de la Justicia

La demanda de un pueblo de que se realicen investigaciones profundas y se concluya con la aplicación de justicia en casos de poca o ninguna transparencia en la administración pública, llevó al gobierno al Partido Revolucionario Moderno (PRM), en las recién pasadas elecciones presidenciales.

El slogan “Se van”, se convirtió en la más genuina manifestación de la sociedad, para un deseo de cambio, todo orientado para que se investigue y se lleve a la justicia a las personas responsables de actos de corrupción y que paguen por delitos de defraudación del Estado, si fueren encontrados culpables.

El Gobierno tiene sólo ocho meses, está en su mejor momento, pero esto podría revertirse si no cumple con las expectativas de ese pueblo que está sentado en la primera línea observando las actuaciones de los llamados a administrar de manera transparente la cosa pública y a impartir justicia, por sólo citar dos poderes del Estado: el Ejecutivo y el Judicial. Lo propio aplica para el Legislativo y para el Municipal.

Esta observación viene dada porque en estos ocho meses ya son dos los casos de instrumentación de expedientes por enriquecimiento ilícito y manejo inadecuado del dinero de las arcas públicas.

Nos encontramos frente a los casos Anti Pulpo y Operación Coral, en los que se señala a personas muy ligadas el pasado gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, encabezado por el expresidente Danilo Medina. También hay que sumar el tan mencionado Caso Odebrecht, vinculado también a funcionarios que pertenecen a esa organización política y al mismo partido de gobierno.

Los principales funcionarios de la Justicia tienen una oportunidad de oro de casarse con la gloria, instrumentando expedientes con apego a la ley, de modo tal que al final del proceso no sean desestimados.

Lo peor que le podría pasar a este pueblo es que, confiando en la Justicia los expedientes se desestimen o se engaveten como ya ha ocurrido en el pasado. Pero también, que se pretenda involucrar a personas que nada han tenido que ver con esos hechos.

Esta sociedad ya no resiste que algo así vuelva a ocurrir. El pueblo quiere justicia, y esta consiste en condenar al culpable y absolver al inocente.

+ Leídas