¿Es la lengua algo más que una “e”?

Recientemente vi un reporte de prensa en un programa de televisión local, en el que afloró la exigencia de grupos sociales de diversidad sexual o de género, a favor del lenguaje inclusivo con el empleo de la letra “e”, como forma de identificar el género neutro.

Es decir, conforme a los reclamos, exigencias e imposiciones de estas minorías, para sentirse incluidos socialmente, a partir de formas gramaticales tendría que, por ejemplo, decirse “elles”, en vez de ellos-ellas; “todes”, en vez de todas-todos. Desde mi punto de vista, una barbaridad, un atropello a la lengua española con evolución milenaria, que de por sí no es machista y es inclusiva.

Las propuestas que se han hecho hasta el momento, tratan de imponer cambios gramaticales que implican adjetivos, pronombres, sustantivos y no podemos aceptarlas sin el aval de una institución que por cientos de años se ha dedicado a elevar la riqueza y compilar su evolución. Me refiero a la Real Academia Española de la Lengua (RAE).

Y esto nada tiene que ver con quienes militan en las corrientes descriptivas o prescriptivas de la lingüística; se trata de la lengua, que no es masculina ni femenina, sino un fenómeno social, como opina el maestro Odalís Pérez, miembro de la Academia Dominicana de la Lengua (ADL). Lo propio profesa Bruno Rosario Candelier, actual director de la ADL.

Igualmente, la doctora, lingüista y académica Yrene Pérez Guerra, ha dado un paso al frente con explicaciones y análisis de la evolución de la lengua, y otros lingüistas se han sumado a nivel mundial. Entienden que la adopción de estas demandas, provocarían un desequilibrio estructural en el idioma.

Es tarea de la ADL, así como de las academias de todo el mundo y de la RAE, velar por el buen uso del idioma y sus herramientas.

Así las cosas, el plural masculino abarca ambos géneros gramaticales, (y no por esto es machista, es una evolución); por lo tanto, pretensiones como: “niñes, amigues, persones, seres humanes”, no es lenguaje inclusivo, como tampoco “periodisto, colego o poeto”.

+ Leídas