Una semana después, ¿para qué sirve un resultado?

Desde que llegó al país la pandemia por coronavirus, en marzo del año pasado, el Gobierno dominicano ha realizado ingentes esfuerzos para tener la capacidad de respuesta a la población, debido a la cadena de contagios y muertes que ha representado esta enfermedad de impacto mundial.

Hay que reconocerlo. Los hizo el Gobierno encabezado por Danilo Medina, con el doctor Rafael Sánchez Cárdenas, como ministro de Salud Pública; igual lo está haciendo el actual mandatario, Luis Abinader, con las responsabilidades compartidas entre el ministro Plutarco Arias y la vicepresidenta Raquel Peña, desde el Gabinete de Salud.

A Sánchez Cárdenas muchos le llamaban el portavoz de las malas noticias, porque cada mañana debía enfrentarse a la prensa nacional y al país para informar las cifras de muertos y contagiados. Los funcionarios del actual Gobierno pocas veces a la semana hacen acto de presencia y tienen poca interacción con los medios de comunicación. Pero ese no es el tema en cuestión. Lo que en este momento afecta directamente a miles de ciudadanos que necesitan saber con prontitud el resultado de una prueba de PCR y que acuden a los operativos montados por Salud Pública, es que el Laboratorio Nacional muestra un aparente rezago en la capacidad de procesamiento y entrega de los resultados.

Son miles los ciudadanos que, luego del rebrote por las fiestas de Navidad y Año Nuevo, han tenido que esperar hasta una semana para conocer su estatus de salud, a partir de una sospecha por haber estado en contacto con una persona contagiada.

Esto quiere decir que el Gobierno hace miles de pruebas diarias, pero el Laboratorio Nacional no cuenta con la capacidad de respuesta, a diferencia de los laboratorios privados.

¿Hasta cuándo vamos a estar realizando una cantidad equis de pruebas y no entregar a tiempo los resultados? Y yo me pregunto: ¿para qué sirve un resultado una semana después?

+ Leídas