Antitrujillistas

  • LECTURAS historia y memoria por frank moya pons

En 1955 el historiador Emilio Rodríguez Demorizi publicó una obra titulada "Bibliografía de Trujillo" en la cual recogió casi todos los libros y artículos favorables al Dictador y su régimen publicados en los 24 años anteriores.

Impresiona de esa obra lo mucho que se escribió a favor de Trujillo pues las entradas bibliográficas pasan de cinco mil, aunque la mayoría fueron obras ditirámbicas que Andrés L. Mateo ha calificado como "jerga trujillista".

Muerto el Dictador en 1961, empezó a aparecer una literatura antitrujillista que en los últimos años ha desembocado en una gran profusión de estudios académicos y ensayos críticos, pero también en obras favorables al Dictador.

He llamado "trujillología" a producción bibliográfica que se ocupa de estudiar, a la distancia del tiempo, la Era de Trujillo. Muchas de estas obras son excelentes, pero su abundante número ha oscurecido en cierto modo la apreciación de una amplia masa de libros y artículos adversos al Dictador publicados durante los 31 años de su régimen, la mayoría de ellos por exiliados dominicanos.

Algunos de estos libros son casi totalmente desconocidos aun por los mismos trujillólogos, como es el caso, por ejemplo, del primer libro publicado contra Trujillo que fue escrito por Buenaventura Sánchez, publicado en La Habana en 1933 con el título "Trujillo: La Agonía Dominicana".

A esta obra siguió el estudio de C. A. Thompson, "Dictatorship in the Dominican Republic" publicado en Foreign Policy Reports, en 1936, que constituye el primer estudio crítico del gobierno de Trujillo publicado por un extranjero.

El segundo libro antitrujillista data del año 1937. Su autor fue el puertorriqueño Francisco C. Girona, quien estuvo preso y torturado por su oposición a la dictadura. El título de este libro es "Las fechorías del bandolero Trujillo: Estudio crítico de la vida y milagros del tirano de Santo Domingo".

Que sepamos, de ese libro apenas se conserva una sola copia, guardada en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, pues Trujillo ordenó su recogida y destrucción y demandó judicialmente a su autor en Puerto Rico.

Al año siguiente, Carleton Beals publicó en la revista "Current History" un virulento artículo titulado "Caesar of the Caribbean: A Sadist with Many Medals, Trujillo Would Be Insignificant if He Weren't Murderous." De ese mismo año (1938) es la obra de Enrique Jimenes, "El destino de la fuerza en América", y el libro de Angel Miolán, "La Revolución Social Frente a la Tiranía de Trujillo", ambas desconocidas hoy por la mayoría de los dominicanos.

Más conocida, pues ha tenido varias ediciones dominicanas, es la obra de Juan Isidro Jimenes Grullón, "La República Dominicana: Análisis de su pasado y presente", publicada por primera vez en La Habana, en 1940, con unas palabras preliminares de Juan Bosch tituladas "Un Pueblo en un libro".

En 1942 el Partido Revolucionario Dominicano publicó en México un folleto antitrujillista titulado "La tragedia dominicana y el Primer Congreso Ordinario de la C.T.A.L.", y al año siguiente este mismo partido publicó, también en México, otro folleto con el título "La historia del hombre que se proclamó igual a Dios".

Las publicaciones antitrujillistas proliferaron durante la Segunda Guerra Mundial y los exiliados trataron de identificar a Trujillo con Hitler como se observa en los siguientes folletos de distintos tamaños publicados entre 1943 y 1945 bajo la inspiración de Juan Isidro Jimenes Grullón.:

Unión Democrática Antinazista Dominicana, "Trujillo es un nazi: pruebas documentales" (La Habana, 1943); Unión Democrática Antinazista Dominicana, "América Contra Trujillo" (La Habana, 1944); Unión Democrática Antinazista Dominicana, "Trujillo, A Nazi. (Exhibits)" (Mayaguez: Dominican Revolutionary Party, 1944); y Juan Isidro Jimenes Grullón, "La propaganda de Trujillo al desnudo" (La Habana: Unión Democrática Antinazista Dominicana, 1944).

Del año 1944 son las siguiente publicaciones "A los estudiantes de América: Los universitarios de Santo Domingo frente a la dictadura trujillista" (México: Publicaciones de la Federación Estudiantil Universitaria); y la clásica obra de Luis F. Mejía, "De Lilís a Trujillo: Historia contemporánea de la República Dominicana", publicada por primera vez en Caracas, Venezuela.

Terminada la guerra, los exiliados dominicanos no cesaron de publicar libros, folletos y artículos contra Trujillo. Antes al contrario, la derrota de Hitler hizo creer a muchos que el fin de Trujillo y otros dictadores estaba cerca.

Para documentar su lucha contra la dictadura el Partido Revolucionario Dominicano publicó en La Habana, en 1946, otro folleto titulado "Documentos para la historia política dominicana: Tiranía y Oposición".

En Chile, mientras tanto, Pericles Franco Ornes publicó, en ese mismo año, su libro "La Tragedia dominicana (Análisis de la tiranía de Trujillo)", con prólogo de Pablo Neruda, al tiempo que aparecía en Nueva York el descriptivo libro de Albert C. Hicks, "Blood in the Streets: The Life and Rule of Trujillo".

Continuando con su argumento de que Trujillo era un nazi, el incansable Juan Isidro Jimenes Grullón escribió otro libro titulado "Una Gestapo en América: Vida, tortura, agonía y muerte de presos políticos bajo la tiranía de Trujillo". Este libro fue publicado en La Habana en 1946 con prólogo de Raúl Roa.

Al año siguiente, una Asociación Reivindicadora Dominicana del Exilio publicó en Nueva York un folleto titulado "Tyrant Trujillo: King Cobra of the Caribbean", firmado por un desconocido autor de nombre Cornel Wesley.

En La Habana, mientras tanto, Jimenes Grullón hizo nueva edición de "Una Gestapo en América" en 1948, mientras un amplio grupo de exiliados preparaba en Centroamérica la expedición de Luperón.

El fracaso de esta expedición inspiró una obra de Enriquillo Henríquez García titulada "Luperón: Símbolo de libertad y de heroísmo; Federico Horacio Henríquez (Gugú Henríquez), veterano de la Segunda Guerra Mundial y mártir de Luperón, 1921-1949" (1949).

De ese año es también la famosa obra de William Krehm, "Democracia y tiranías en el Caribe", que ha tenido por lo menos cuatro ediciones en español y una en inglés (1984).

Años más tarde, en 1956, el líder de esta expedición Horacio Julio Ornes Coiscou, publicó una excelente memoria de esta aventura militar que costó la vida a la mayoría de sus participantes y de la cual Ornes se salvó milagrosamente. El título de esta obra, prologada por Juan José Arévalo, es "Desembarco en Luperón: Episodio de la lucha por la democracia en la República Dominicana".

Dos de los libros más importantes contra Trujillo aparecieron en los dos años siguientes al fracaso de Luperón. Uno de ellos, publicado en Guatemala, en 1950, fue obra del español José Almoina, bajo el pseudónimo Gregorio Bustamante. Su título: "Una satrapía en el Caribe: Historia puntual de la mala vida del déspota Rafael Leonidas Trujillo". El otro fue publicado en México en 1951 por Félix A. Mejía con el título "Vía Crucis de un pueblo: Relato sinóptico de la tragedia dominicana bajo la férula de Trujillo".

Al salir al exilio, Germán Emilio Ornes Coiscou publicó dos artículos que anticipaban su libro en el que Trujillo es denominado "César del Caribe". Son éstos: "Little Caesar in the Caribbean. Trujillo's Dominican Dictatorship" (New Leader, marzo 1957) y Germán Emilio Ornes Coiscou, y J. McCarten, "Trujillo: Little Caesar on Our Own Front Porch" (Harper, diciembre 1956).

El libro de Ornes titulado "Trujillo: Pequeño César del Caribe" salió casi simultáneamente, en inglés y español, Nueva York y Caracas en 1958. Al año siguiente, en gesto típico suyo, al año siguiente Juan Isidro Jimenes Grullón respondió al libro de Ornes con su artículo "Trujillo: More Croesus than Caesar" (The Nation, diciembre 1959).

En ese mismo año circuló desde México una recopilación de documentos antitrujillistas del exilio dominicano editada por Ramón Grullón con el título "Por la democracia dominicana". Luego de su regreso a Santo Domingo posteriormente a la caída de la dictadura, Grullón editó, en 1975, la primera edición dominicana de la obra de Almoina/Bustamante, "Una satrapía en el Caribe".

El triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959, y las expediciones antirujillistas de Constanza, Maimón y Estero Hondo, en junio de ese año, estimularon las actividades antitrujillistas en todo el Gran Caribe que, a su vez, incitaron la publicación de nuevas obras contra Trujillo.

En 1959 aparecieron las importantes obras de Juan Bosch, "Trujillo: Causas de una tiranía sin ejemplo"; José Cordero Michel, Informe sobre la República Dominicana, 1959: Análisis de la Era de Trujillo"; Noel Henríquez, La verdad sobre Trujillo: Capítulos que se le olvidaron a Galíndez; y Dato Pagán Perdomo, Por qué lucha el Pueblo Dominicano. Análisis del fenómeno dictatorial en América Latina.

En ese mismo año circularon también varios documentos antitrujillistas como uno del Frente Unido Dominicano de Nueva York y Chicago, titulado "Los enemigos de la revolución dominicana: Entreguismo colonialista contra progreso y autonomía", publicado en Nueva York; y éste otro publicado en Mérida, Venezuela, por un Comité Pro-Liberación de Santo Domingo, con el título "La libertad del pueblo dominicano". A su vez, el Movimiento de Liberación Dominicana publicó en La Habana, también en 1959, su boletín "La voz de los dominicanos libres", en tanto el Partido Revolucionario Dominicano, anticipando su regreso al país, publicaba su "Programa mínimo de gobierno".

Entre las publicaciones que circularon en 1960, en las postrimerías de la dictadura, se destacan hoy el "Ensayo Sobre la implantación de la democracia en la República Dominicana, de José Antonio Bonilla Atiles, publicado por Vanguardia Revolucionaria Dominicana en Puerto Rico; y las nuevas ediciones de las obras de William Krehm, Félix A. Mejía y Noel Henríquez.

El gobierno venezolano, entretanto, publicó también un extenso documento acerca de las sanciones impuestas al régimen de Trujillo luego de su atentado contra el presidente Rómulo Betancourt: "Triunfo de una causa justa. La dictadura dominicana condenada en la IV Reunión Consultiva de Cancilleres celebrada entre el 16 y el 20 de agosto de 1960 en San José de Costa Rica. Amplia documentación y antecedentes".

Cierra esta lista de publicaciones antitrujillistas el libro de Noel Henríquez, "Ni Trujillos ni Fideles en América" publicado en 1961 coincidiendo con la caída de la tiranía.

Como puede verse, la lista es larga y no termina con la relación antecedente. La historiografía antitrujillista ha tenido numerosos cultivadores después de la muerte del Dictador pues además de la literatura de los exiliados, también hemos tenido un activo antitrujillismo post-trujillista como veremos en un futuro artículo.

20090117 http://www.diariolibre.com

+ Leídas