Bosch y Martin, desbordados por los acontecimientos (2 de 2)

Plutarco era muchas cosas, pero sobre todo era político y un biógrafo de la historia. Agregaría que era un pedagogo, pues sus obras muestran un perfil didáctico y moral. Como Luciano de Samósata, que mencionamos antes, hizo brillar su pensamiento en el siglo segundo después de Cristo. Con su saber enciclopédico y su talante moralizador escribió Vidas Paralelas. Buscaba insuflar en el espíritu de sus compatriotas el valor ético de sus grandes hombres, las enseñanzas que de sus vidas se desprenden y los méritos acumulados en su trayectoria personal e histórica. Alejandro y César, Pericles y Fabio Máximo, son sus ejemplos, y de ellos no nos va a comunicar apologías, sino a exponer sus andaduras fértiles, la fuerza de sus visiones, la marcha de sus claves humanas, mediante la comparación entre personajes. Las que describe son vidas en pareja, unidas por acontecimientos específicos, pero que conservan su autonomía narrativa.

Leonel Fernández, como Plutarco, enfrenta –en el mejor de los decires– a dos hombres vinculados a una etapa espinosa, enrevesada, de nuestra historia posdictadura, reedificando con la exposición de sus vidas paralelas el drama, con sus tintes trágicos, sufrido por la nación dominicana durante el periodo inmediatamente posterior a la caída de Trujillo, el proceso eleccionario de 1962, el golpe septembrino y su corolario: la revolución de abril. El resultado de este careo histórico es un conocimiento mayor de dos trayectorias contrapuestas, de una realidad controversial desde ángulos distintos, y la enseñanza que emana del rol jugado por dos protagonistas de la historia dominicana del tiempo que se describe.

Cuando Juan Bosch sale hacia el exilio en 1937, John Bartlow Martin viene a Ciudad Trujillo, recién casado, y aquí se establece por varios meses. Comienzan a encadenarse, en el azar siempre insólito de la Historia, estas dos vidas que un cuarto de siglo más adelante se encontrarían de frente en el discernimiento y empuje de los hechos que los arrolló a ambos. Biografía personal, cultural, literaria y política de los dos juanes. El muestrario de dos vidas que nos permiten revisar, desde las relecturas de sus obras, aspectos que conocíamos y ya teníamos olvidados, u otros que nos resultan auténticas revelaciones. Como Bosch, Martin no deseaba ser político, sino escritor. Como Bosch, Martin estuvo ligado a grandes personalidades políticas, antes de labrar su destino propio. Pero, hay matices profundos que los diferencian. Martin es un analista del tema dominicano proclive al desaliño del opinador inconsulto, aunque acierta a veces en sus enfoques históricos. Bosch es un estudioso a fondo de la realidad de su país, como lo fue de las geografías que les dieron albergue durante su ausencia. Es la confrontación de ideas y actitudes que se va a extender más allá de lo previsible, en ocasiones bordeando criterios iguales, en otras, en contienda abierta.

Clío está conduciendo el diálogo. El Olimpo es asiento de dioses y musas. Divinidad y parnaso. Allí han sido convocados estos dos hombres para que aclaren sus pareceres, enfaticen sus dilemas, canalicen sus avatares, respondan a las preguntas que la musa de la historia les señala con la noble persistencia de quien busca colocar sobre la mesa de estos dos comensales aguerridos los manjares de la verdad y la justicia. El lector-espectador del diálogo está atento. No puede sustraerse a una conversación que va tomando su cauce desde que se inicia con la fuerza de la memoria y la contraposición de ideas y visiones. Cada uno es cada uno y sus cadaunadas, decía Ortega y Gasset. Ambos exploran en sus recuerdos, vivos aún, enfocados en lo sucedido desde sus diferentes perspectivas.

El guion está escrito de antemano. Basta solo inquirir en los espacios que las escrituras de ambos dejaron como huellas. Martin es obstinado, pertinaz, en sus juicios. Cuando enuncia y describe (y traza físicos y temperamentos de sus enjuiciados). Y cuando evalúa una actitud, un suceso. Bosch está a la defensiva. Martin suele agredir, desdeñar, confundir. El suyo es el juicio de un procónsul. Y el oficio lo consume hasta sus límites. Bosch tiene que responder la agresión. Y para cumplir con esta necesaria actitud, debe poner claras las situaciones señaladas y, en no pocas ocasiones, poner a temblar el Olimpo. Martin es impreciso, errático en sus reportes. Pero, su narrativa es interesante. En su momento, fue clave. Anduvo rápido para contarla. Después, vinieron otras versiones, la de Bosch en primer lugar. La hora en el Olimpo, frente a Clío, confronta las historias rendidas en tiempos pretéritos. Hay frases de Bosch que emocionan y, a su vez, otorgan un matiz diferente a lo consabido: “La delegación del Partido Revolucionario Dominicano rompió el hechizo del miedo que separaba a los dominicanos, a cada uno de todos los demás, y también a todos los dominicanos del resto del mundo, y le comunicó movimiento histórico al acto del 30 de mayo”. El lector ha de subrayarlo, en rojo. Martin, en ocasiones resaltables, formula descripciones que también hay que subrayar: “Conocí al jefe del 14 de junio, Manolo Tavárez Justo, en una casita apartada de uno de sus parientes...tenía 36 años, alto, buen tipo, guapo, tez color oliva, ojos oscuros de un luminoso trágico, una voz suave y triste, modales apagados y manos delicadas. Tenía un cierto aire mesiánico...” Y Viriato, Balaguer, Bonnelly, López Molina, Miolán, Silfa, Ramfis, Amiama, Imbert, Volman, Reid, Fernández Domínguez, en el tablero de la memoria histórica de las dos personalidades enfrentadas en el diálogo olímpico. Y personajes ocultos, cuyos nombres parecen omitirse, aunque el lector los identifique y anote al margen. Los márgenes de un texto que sigue reanotándose.

En sus inicios, el diálogo se conduce con sobriedad. Al avanzar, Bosch se ve obligado a replicar. Martin recuerda a Bosch: “...hombre alto, erguido, de canas rizadas, pómulos altos, frente ancha y alta, impresionantes ojos azul brillante y con una mirada sospechosamente zigzagueante...sus rasgos parecían tallados. Tenía un porte de gran dignidad...tenía el aire de alguien nacido para gobernar”. El juicio cambiaría con el paso del tiempo –del diálogo, quiero decir- y, por ende, se trastocó la amistad surgida, de un Martin que admiraba a Bosch, de un Bosch que creía en su amigo Martin. Bosch es de juicios fuertes cuando comienza a combatir las mentiras que le enrostra al embajador USA: “...era un hombre de cara amarga y alma fina”. Luego, dirá cosas duras, a medida que Martin cambió de parecer. El diplomático que llama “bueno y lerdo” a Viriato y define a los cívicos como “clase anacrónica”, llamará más tarde a Bosch: “misterioso, furtivo, suspicaz, inclinado a terrores infundados”. El pleito –sin suerte- está echado. Martin tiene un mal concepto de los dominicanos, incluyendo a los de clase alta y hasta de su literatura. Bosch explica la composición social del país desde el rango de su erudición y la fortaleza de sus principios. Ha creado un sistema de análisis, un nuevo lenguaje político y un formato de expresión que llega a las masas. Posee además humor intelectual, razonado y político. El lector tiene la impresión de que Martin camina con un dilema dual frente a Bosch. Lo cree grande, aunque no lo diga así, pero le combate, cree en las mentiras que de él se propalan, lo cita mal, lo cree inducido al castrocomunismo –cuco de la época-, no le confiere méritos a su manera de gobernar, sin reparar que es la primera experiencia democrática de un país pelonero y atrasado, de que el de Bosch es un gobierno que apenas se conforma, y de que la oposición derrotada actúa con insensatez. Alguna vez, pensará el lector, Martin creyó que Bosch podía ser un títere, un líder manejable. No lo fue. Su dignidad nunca pudo ser derrotada, aunque lo sacaran de Palacio el 25 de septiembre. Vistas a la distancia de este diálogo en el Olimpo, Bosch toleró tal vez en exceso las impertinencias injerencistas de Martin, afanado en dictarle normas al presidente de la República. ¿O Martin intentaba engañar o calmar a Bosch o Bosch era más inteligente que Martin? Y lo era. Anotación al margen del lector.

Componendas y recelos aupados. Medianías de arietes dudosos enquistados en el gobierno de Bosch. Conspiración en auge desde antes de la toma de posesión. Conjurados que no estuvieron en el vehículo que los condujo a todos a Palacio a repartirse el botín, pero que fueron parte olvidada de la conjura desde periódicos y entidades privadas. La sangre derramada por la codicia y la presencia de sospechas y pavores infundados. Y un falso Martin que, sin Bosch saberlo, puso sobre el candelero todas las alternativas para ejecutar el golpe impulsado por la trilogía Hungría-Luna-Rib. En fin, un diálogo que Leonel Fernández registra con la solidez del documento irrefutable, sin agregarle nada, fiel a la escritura amplia de los dos hombres convocados por Clío. El decoro de Bosch se engrandece con este diálogo póstumo. Quizás no estén todas las anotaciones que escribió en los márgenes de Overtaken By Events, pero sí como la “doblez y la tendencia irrefrenable hacia la mentira” de Martin, así como su irrespeto a las reglas del juego de la diplomacia, hicieron perder los viejos afectos de Bosch hacia él. La obra de Fernández cierra con un gran final que corona un diálogo sin pausas ni declives. Un libro de perfil didáctico, de pedagogía política, que nadie debería perderse.

Libros
  • Composición Social Dominicana. Historia e interpretación
  • Juan Bosch
  • Editora Tele-3, 1970. 321 págs.
  • Primera edición del libro de Bosch, publicado cinco años después de la revolución de abril y convertido en un clásico del ensayo dominicano.
  • Una cámara testigo de la historia. El recorrido dominicano de un cronista extranjero 1951-1966
  • Bernard Diederich
  • FUNGLODE / Fundación Cultural. Dominicana, 2003; 268 págs.
  • En la cubierta, Bosch y doña Carmen en su primer día de exilio en la isla Guadalupe enfrentados al horizonte. Con prólogo de Bernardo Vega.
  • ¿Cómo fue el gobierno de Juan Bosch?
  • Félix Jiménez
  • Alfa & Omega, 1988. 445 págs.
  • El gobierno de Bosch, paso a paso: la Constitución de 1963, las leyes, decretos, discursos y programas de su gestión, incluyendo una entrevista sobre su programa de gobierno.
  • El delito de opinión pública. Censura, ideología y libertad de expresión
  • Leonel Fernández
  • Ediciones Funglode, 2011. 312 págs.
  • Segunda edición de este libro cuya primera edición data de 1979 y que fue la tesis universitaria del autor. Justo cuarenta años después nace el gran libro suyo que comentamos.
  • Vidas paralelas
  • Plutarco
  • Círculo de lectores, 1997. 290 págs.
  • El arte de la biografía en cuatro ejemplos que fluyen hacia la reflexión moral, el legado filosófico y el sentido humanístico que distinguió a Plutarco.

+ Leídas