La vida es una aventura que hay que cuidar

Mucha gente no entiende cómo es la vida. Estás bien y de pronto te aparece un dolor, una fiebre y sabrá Dios cuántas cosas más. Suerte que tenemos médicos que nos ayudan a vivir en paz, pero muchas veces las medicinas no actúan con democracia. Comer y beber mucho, salir de madrugada, dormir poco y a media noche levantarse, son cosas que nos traen una aventura que es difícil de romper.

Amar y no amar es otra aventura. Si la pareja nos acepta lo que hacemos y cómo nos gusta vivir, ya la ventura es felicidad. Pero si nos causa dolor, es otro dolor que termina en la separación.

Cuidar, cuidar, cuidar la vida al lado de la pareja es muy buena, pero puede también ser difícil. Porque mientras se vive enamorados, y todavía separados, no se conoce a fondo lo que hay de cada lado. Pero ya unidos se va conociendo lo que no se veía. La reunión de parejas trae buenas y también algunas malas cosas.

Me da mucha pena que una pareja recién casada se separa, y hasta lo hacen después de mucho tiempo. Por eso la vida tiene sus buenas y sus malas. Todos los sabemos y conocemos miles de parejas divorciadas a lo poco de estar juntos, o siguen juntos porque el dinero hace sus delicias.

+ Leídas