20170916 https://www.diariolibre.com

Eso es lo que hay ahora de mucha publicidad e importancia. No tiene buena explicación que a alguien, sin ton ni son, lo maten por no estar de acuerdo con esa persona. Matan a la que fue su novia o su exmujer por no entender que el amor termina a cada rato. Matan a la suegra, a los hijos e hijas, al vecino que no tiene nada en su contra y solo ha dicho algo de lo que ese “matatán” hace y deshace. La muchachita es golpeada, estrangulada y enterrada en el patio de un vecino porque esa menor de edad ya quiere a otro. Muchas mujeres también hacen lo mismo contra ese hombre que fue su marido. Y yo me pregunto, ¿Por qué no hablar y aclarar las cosas? ¿Por qué no saber que una cosa viene y otra se va?

La mayoría de esos dominicanos y dominicanas no entienden que una rotura familiar se llora, duele y se comenta con un amigo o una amiga, y que al tiempo pasa todo y el dolor termina. El dolor provocado por alguien cercano no es para matar, y al despreciado o a la despreciada. Si no le para la tristeza, debe saber que este producto solo se puede quedar en la cama, rezar, buscar consolación, criticar y pensar en que algo mejor llegará después de unos días.

No entiendo por qué hay tantos asesinatos de mi país. He adorado mi patria, pero ahora, aunque la sigo amando, me da pena, dolor, rabia y vergüenza lo que está pasando sin causas o motivos responsables. Sé que hay otros países donde los asesinatos, los robos, las palizas, las puñaladas y los estrangulamientos son muchos, pero nosotros, los dominicanos, debemos actuar de alguna forma para que esto no siga pasando, y me refiero a la Presidencia, Policía Nacional, AMET, Ministerio de Educación, las iglesias, y todo lo que tenga que ver con obligación para educar a estos malvados.

Tener las puertas cerradas de la casa, e imprescindible; no salir a la calle con una cartera llena de dinero, es lo mejor; no pararse en una esquina a hablar con un desconocido que le pregunte algo, es ahora lo correcto. República Dominicana ha cambiado de bueno a peor. ¡Dios nos ampare!

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese