20180203 https://www.diariolibre.com

Quien anda por la vida denunciando a alguien continúa dando vueltas a su vida y sigue agrediendo como si nada y cree que su vida es para otros. La agresión les hace creer que la pasión llamada odio también es un resentimiento llamado rencor y un aborrecimiento que ciega la pasión. Por lo cual, el perdón y el arrepentimiento dependerán del tamaño y la profundidad que ese mal le cause. Quien sea ofendido, agredido y maltratado, de seguro el diario vivir lo hace infeliz, lleno de problemas y no le es fácil levantar la mirada, sonreír y pensar que toda va bien. Entonces... ¿Qué tiempo lleva perdonar a quien lo han arruinado, a quién lo han agredido, a quien le han quitado la sonrisa y otras tantas cosas de su vida?

Si ves dentro de ti unas ofensas, un insulto, una agresión, sabrás que lo que viene es llorar, sentir odio, que el agresor sea condenado por todo lo que le rodea. Quizás no se perdone y buscar que ese fulano vaya perdiendo fortaleza y se convierta para ti en un recuerdo lejano. Todo dependerá de tus heridas y de tu fortaleza. Es cierto que a veces se olvida y se perdona.

Para ese agresor es preciso que aprenda a respetar y valorar, porque cuando agrede todo dirá lo que es y cómo es. Debes saber que el perdón tiene dos caras y lleva su tiempo, habrá odio, rencor y aborrecimiento.

¿Y qué tiempo lleva perdonar? Sabrá Dios. Lo que sí sucederá que habrá un largo tiempo, quizás nunca. Se puede hacer una apariencia si es alguien familiar, y habrá personas que te digan que debes perdonar y otras te dirán que no perdones. Lo que sí es cierto que casi todos tienen en su alma ese recuerdo cruel y despiadado. Se sabe que hay ofensores como si nada y otros que lo hacen por su fama. Dios los perdona, pero el perdón lleva su tiempo.

Ojalá que no haya quien le arruine la vida.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese