Reto exportador del chocolate

$!Reto exportador del chocolate

Como bien señalara en Lima en la Cumbre de las Américas el presidente Medina, somos el primer exportador de cigarros a nivel mundial, acercándonos a unos US$800 millones. Antes sólo vendíamos tabaco en rama. Un grupo selecto de productores asociados en Pro Cigar, con Hendrick Kelner al frente, emprendió la aventura de situarnos en el mapa mundial de los cigarros Premium y lo logró. Con el excelente cacao criollo debería acontecer lo mismo. Somos el suplidor número 1 en orgánico y el 9no entre los 10 primeros exportadores del grano convencional. Siendo el segundo renglón de origen agrícola en nuestro portafolio exportador, casi triplicando al otrora todopoderoso azúcar, moviéndose hacia los US$300 mm. Pero apenas procesamos, como chocolate, cocoa u otros derivados, el 3% del cacao en bruto que exportamos. Chocolateros de Norteamérica y Europa aprovechan el mérito de nuestra almendra.

Las condiciones están dadas para aprender, no necesariamente de los felinos asiáticos que están distantes, sino de las águilas cibaeñas que están más cerca. Los Kelner, León, García, Fuentes, entre otros empresarios locales exitosos, están ahí y saben cómo lograron, en el caso de los cigarros, la proeza de la que hoy nos enorgullecemos en los foros internacionales. Rizek, Diana Munné, Cortés Hermanos y otros nuevos chocolateros que asoman al escenario –como las laboriosas artesanas beneficiarias de las Visitas Sorpresa-, son el núcleo germinal de una industria que da señales perentorias de querer conquistar los mercados mundiales.

Como acostumbraba decir en sus sapientes editoriales del Listín Diario don Rafael Herrera, el genial promotor del desarrollo dominicano que hoy disfrutamos, ahí van algunas “ideas tontas”.

Una vigorosa alianza público/privada puede ser pivote en esta aventura, para replicar no sólo la experiencia del tabaco y los cigarros que nos acreditan a escala global, sino también las de nuestros prestigiosos rones añejos y la Presidente que gusta tanto a Hillary. Ojalá pronto, cuando “llueva café” en los campos devastados por la roya, se pueda agregar a estos renglones de excelencia exportadora el aromático licor negro tan arraigado en la cultura criolla. Como ya lo hacen modestos grupos de pequeños caficultores aventajados por las redes fair trade y la certificación organic o eco.

Para trillar esta ruta se precisa coordinar y multiplicar esfuerzos, para estimular a las unidades productivas y a nuevos emprendedores a incursionar en la manufactura del chocolate y otros derivados. El brazo eficaz de las agencias oficiales concernidas –con su peso regulatorio, técnico, financiero, promocional- junto a las entidades de productores y los organismos internacionales de cooperación, asociados con enfoque visionario y pragmático para desarrollar una industria de clase mundial. Al tiempo que se forja una cultura del cacao, como eje transversal que valore las bondades de este producto entre los consumidores y eduque acerca de su maravillosa historia.

A fin de generar conciencia de la importancia del cacao y el chocolate, sus propiedades nutricionales, bondades medioambientales y sociales, convendría auspiciar las visitas a los museos del cacao y a los senderos o rutas del cacao en las fincas. Asimismo, divulgar en los medios y en las redes electrónicas, materiales audiovisuales alusivos a la materia, de los cuales existen videos disponibles. De su lado, las escuelas podrían asimilar estos materiales a sus planes formativos.

A nivel promocional, las empresas del ramo del cacao y sus derivados pueden beneficiarse del calendario de ferias y exposiciones periódicas que se celebran anualmente en los campos de la ganadería, agroalimentación, hotelería y turismo, construcción e inmobiliario, muebles, automóviles, moda, útiles escolares, y en el plano regional como Expo Cibao, para lograr una mayor presencia con sus ofertas.

En la medida se expanda la industria y diversifique sus ofertas, pueden habilitarse eventos especializados tipo Festival del Cacao, Muestra o Salón del Chocolate, Semana del Cacao y el Chocolate, aprovechando las facilidades que brindan los centros de convenciones, recintos feriales, centros comerciales. Estableciendo galardones por categorías de productos como mecanismo de estímulo competitivo. Días especiales como San Valentín, Easter Day, Halloween, o temporadas como Navidad, pueden aprovecharse para una mayor colocación de chocolates.

Programas como el PAE, con sus 3 colaciones (desayuno, almuerzo y merienda) en la tanda extendida, podrían incorporar algún producto derivado del cacao, ya una bebida con cocoa, ya una barra nutritiva de chocolate como merienda escolar. Extensivo a los planteles privados.

Como lo viene haciendo Ecuador y Perú, y también Venezuela en su momento, vale resaltar el cacao y sus derivados como seña de identidad en la cultura dominicana, proyectando una imagen positiva hacia el exterior. Contamos desde ya con el gran flujo de turistas que nos visitan cada año, potenciales consumidores de nuestros chocolates finos, que además podrían llevar en su equipaje como gift. En Ecuador, República del Cacao mantiene una amplia red de tiendas en Quito, Guayaquil, Galápagos, Cartagena, Bogotá, Lima y Cuzco. Su lema: “Grown locally, enjoyed globally”.

Un canal nada desdeñable para colocar el chocolate dominicano en las redes es el representado por catadores especializados que mantienen tiendas On line, tal Cocoa Runners, con selecciones de surtidos de barras de alta calidad y ofertas periódicas a listas de suscriptores. El denominado E-Commerce, las redes de fair trade y de productos orgánicos pueden contribuir poderosamente al lanzamiento comercial de nuestro chocolate fino.

Para promover nuestra oferta chocolatera debemos participar sistemáticamente en las competencias internacionales especializadas. Tal como se ha hecho exitosamente con el turismo, unidos MITUR y ASONAHORES en las principales ferias. Países como Ecuador, Perú, Madagascar, Vietnam, han establecido políticas para apuntalar a sus productores de cacao y chocolate en este creciente mercado, con resultados muy positivos. La embajada dominicana en Londres, a la cabeza el dinámico y competente Federico Cuello, ha desplegado esfuerzos destacables para lograr una presencia digna de nuestros cacaos y chocolates.

A guisa de ejemplo, tenemos el International Chocolate Awards, una competencia de gran prestigio en el mundo del chocolate fino, fundada en 2012 por un grupo de partners basados en Inglaterra, Italia y Estados Unidos con amplia experiencia en chocolate y gestión de eventos. En la misma se reconoce la excelencia en la fabricación de chocolate fino y sus diferentes productos. Con lo cual se acredita a las compañías y a los chocolatiers, así como a las pequeñas empresas y artesanos que trabajan este renglón.

Entre las categorías que compiten figuran barras de dark chocolate, con variantes saborizadas o con inclusión de piezas, milk chocolate, white chocolate, entre otras. Previo al World Final, que se celebra en octubre Londres, se efectúan en el mundo competencias tanto a nivel nacional como regional para seleccionar los productos que concurrirán a la final. En Inglaterra, Canadá, Francia, Italia-Mediterráneo, Escandinavia, Alemania-Austria-Suiza, Europa Oriental, Europa, Américas y Pacífico Asiático.

Perú, que se encuentra pareado con República Dominicana en exportación de cacao al mercado mundial y cuyos derivados van en prestigio, tiene su propio certamen nacional, que al tiempo que reconoce a sus mejores productores los apuntala en el plano internacional al viabilizar la participación en el World Final.

En la competencia Américas 2017 en New York, los chocolates del Ecuador barrieron. Pacari, una de sus marcas emblemáticas, obtuvo 21 premiaciones, mientras otras fueron para República del Cacao. Dominicana obtuvo un modesto lugar por vía indirecta, al reconocerse barras de chocolate elaboradas en EEUU y Canadá con cacao nuestro. Tal Dandelion Dark Chocolate 70%, de San Francisco CA, y Potomac Chocolate 70%, de Woodbridge, VA, con cacao de SF Macorís. Hummingbird, Ontario, Canadá, que ganó Silver y Bronze, con cacao de la Reserva El Zorzal. Fresco, de Northwest Washington, con barras 72%. De 6 galardones concedidos a esta empresa, 2 correspondieron a El Zorzal, y otros orígenes a Madagascar, Nueva Guinea y Perú. Castronovo Chocolate, de Stuart, FL, fundada en 2013, ha acumulado 10 medallas desde 2014, de las cuales 6 con su barra Dominican Republic Dark Milk 50%.

Entre los ganadores del 2017 del World Final de Londres, Pacari repitió la hazaña de New York ahora con 18 medallas. Un fenómeno a emular de una empresa familiar fundada en 2002 que ha construido brillantemente una marca mundial. Un buen modelo ecuatoriano para los chocolateros dominicanos. Más cerca el cóndor de los Andes que los afamados tigres asiáticos.

+ Leídas