Voces de Aída Bonnelly de Díaz

Ocupó un lugar distinguido en la cultura dominicana de la segunda mitad del siglo XX, por sus decisivos aportes a la música, en educación, el periódico y la literatura. Pertenecía a una generación de artistas y escritores con la formación de muy variados registros de arte y sensibilidad social para poner su talento a disposición del país.

Se diplomó en 1949 con una especialidad en piano y a su regreso al país dio recitales que fueron muy aplaudidos por los dominicanos. Y su estrella, más que en la sala de conciertos, brillaba con soberanía absoluta.

Ganó una sólida superioridad del Conversatorio Nacional de Música donde formó nuevos valores de instrumentos. No pocos afirmaron que siendo tres veces Directora del Teatro Nacional incluyó su responsabilidad y amor de todos los que la escuchaban. Y en sus escritos trató de una emotiva pasión que fue creciendo en todos en una emoción alta y preciosa.

Esta mujer, Aída Bonnelly de Díaz, sigue siendo para los dominicanos, y todos quienes la escucharon, un regalo del cielo.

+ Leídas