Libertad para difamar

"A esa emisora no doy declaraciones", retumbó la voz de Negro Veras en la sala del tribunal que acababa de dictar sentencia. La negativa la motivó un infundio de un ex policía metido a comunicador, que dijo que Adriano Román entregó RD$50 millones a Negro y Jordi por lo que no habría juicio. Veras pidió a la emisora la grabación, y el director contestó que "se borró", en desprecio a la verdad y en respaldo a la blasfemia, rutinario en ese medio que pierde credibilidad y que no sale de un lío en la justicia.

20140623 http://www.diariolibre.com

+ Leídas