Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

¿Locutor o periodista?

Ambas profesiones coinciden en comunicar

El pasado lunes se celebró en nuestro país el Día Nacional del Locutor. Igual celebración se llevó a cabo el recién pasado 5 de abril con motivo del Día Nacional del Periodista

Tratándose de estos dos importantes oficios o actividades profesionales, en la República Dominicana, para muchos de sus oficiantes, entre uno y otro parece no existir límites o fronteras. Por esa razón, se confunden y confunden: el locutor se cree periodista y el periodista se cree locutor. Por esa razón, el Día del Periodista, más de un locutor espera que lo lo feliciten, y el Día del Locutor son muchos los periodistas que esperan un regalo. Y peor aún, como bien me decía un amigo periodista, existen los que sin ser locutor ni periodista, se creen que son uno o el el otro o ambas cosas a la vez. Y en ese contexto no faltan los miembros de otras profesiones (médico, abogado, maestro, ingeniero, etc.) que por producir un programa de entrevistas o comentarios, exhibe en su vehículo una placa con la inscripción «PRENSA»

La confusión quizás tenga su raíz: el periodista, en ocasiones reporta en vivo los hechos para un programa noticioso, de radio y televisión, y eso, posiblemente, le cree la falsa sensación de que es  locutor. Este, por su lado, debido a que realiza entrevistas y lee o comenta la noticia, llega a creerse de que es periodista; pero debe quedar claro que si bien el ejercicio del periodismo y la locución están estrechamente relacionados, uno y otro quehaceres requieren de competencias distintas, aun cuando comparten el mismo instrumento de trabajo: la palabra. La palabra hablada, en el caso del locutor y la palabra tanto hablada como escrita, en el caso del periodista

Al locutor se le forma para que se convierta en un artista de la lengua oral y adquiera un adecuado dominio de todas las variables que esto implica (dicción, modulación, entonación, improvisación, etc.). El periodista, si bien debe mostrar competencias en el uso oral de la lengua, su misión principal consiste en desentrañar los misterios del discurso escrito o del complejo mundo de la redacción. De ahí que aspectos como la concisión, precisión, unidad de sentido, coherencia lógica, dominio ortográfico, capacidad de síntesis y claridad de las ideas deban ser rasgos constantes en la práctica escritural de un buen periodista, características estas que no necesariamente tienen que formar parte de las competencias académicas de un locutor.

En fin, quien nunca haya ejercido la locución como su principal modo de vida ni está certificado como tal, no puede autodenominarse locutor. De igual forma, si usted no ha estudiado periodismo ni ejercido esta carrera, aunque sea de manera empírica, tampoco puede llamarse periodista. Y mucho menos podrá autotitularse como tales, si usted no es ni locutor ni periodista.

TEMAS -

El autor es profesor universitario de Lengua y Literatura dcaba5@hotmail.com