Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Retroceso

Tribunal Supremo de Estados Unidos restringió el derecho al aborto y abrió la puerta a un terrible conflicto social.

Estados Unidos ha entrado en una peligrosa etapa de retroceso social, que debilitará su credibilidad política a nivel internacional y sumirá a la sociedad en una polarización tan terrible como la que el país vivió en las convulsas décadas de los sesenta y setenta.

La determinación del Tribunal Supremo de liquidar el derecho al aborto mediante la anulación de la sentencia en el caso Roe vs. Wade ha provocado un terremoto en todas las instancias de la vida cotidiana estadounidense. Más allá de los problemas prácticos que crea, el mayor peligro de la decisión estriba en la reactivación de encendidas polémicas que se habían dado por resueltas y que los extremos ideológicos habían dejado tranquilas por décadas, les convinieran o no.

La realidad es que a partir de ahora prácticamente todo está en cuestionamiento y no habrá paz social. 

Ejemplo de ello es que el tribunal anuló una ley de 100 años que prohibía mostrar armas en público en Nueva York, lo que los entendidos sostienen ha convertido el derecho a las armas en uno absoluto. Además, la corte le dio a un condenado a muerte el derecho a escoger la forma de morir, aunque no esté autorizada en su jurisdicción, cosa que obligaría a los estados a tener disponibles métodos de aplicación prohibidos como el fusilamiento. A ello se sumó una disposición que permite a las escuelas y los equipos deportivos a obligar a sus integrantes a orar, aunque no sean cristianos.

Este tribunal, de una mayoría ultraconservadora nombrada casi en su totalidad por Donald Trump, es muy probable que vaya tras los derechos de género, las políticas de seguridad social y la inmigración. Hay quien se atreve a decir que no sería extraño que, incluso, se atreva a tratar polémicas de derechos civiles, como los raciales. Me parece que Estados Unidos ha entrado en una era oscura, que muestra por qué los estados deben ser laicos y no estar dominados por creencias de ninguna índole, porque donde se impone el Cristianismo, igual puede hacerlo el Islam o cualquier otra religión.

TEMAS -

Periodista puertorriqueño y Subdirector de Diario Libre. Ganó el Premio Nacional de Literatura Puertorriqueña, Categoría Periodismo, en 2018, por sus columnas en el periódico El Nuevo Día, del cual fue Director Asociado.