Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Calor

Las alarmas se han desatado en las principales naciones del mundo, ante los incendios espontáneos, los desmayos de trabajadores y los incidentes de deshidratación para los cuales las unidades de respuesta rápida no dan abasto en algunos casos.

Expandir imagen
Calor
Uno de los guardias en el Palacio de Buckingham es hidratado en medio de la ola de calor que impacta al Reino Unido. (AP)

Los reportes de altas temperaturas en el hemisferio norte del Planeta han comenzado a alarmar a mucha gente, sobre todo, a los gobiernos de los países que se han encargado de acelerar el cambio climático con su rechazo a tomar medidas serias para evitar el efecto invernadero.

La NASA ha registrado consistentes temperaturas sobre los 40 grados Celsius (104 Fahrenheit) en Estados Unidos, Canadá, Europa, Asia y el norte de África en lo que va de mes y se teme que la extrema ola de calor, que ha provocado la muerte a miles de personas, sí, a miles de personas (sólo en España van más de 500), se sostenga y se ponga peor en agosto, el mes más caluroso del año.

“Aunque existe un patrón claro de una ‘onda atmosférica’ con valores alternos cálidos y fríos en diferentes lugares, esta gran área de calor extremo (y sin precedentes) es otro indicador claro de que las emisiones de gases de efecto invernadero por la actividad humana está causando extremos climáticos que afectan nuestras condiciones de vida”, fue lo que dijo Steven Pawson, jefe de la Oficina de Modelado y Asimilación Global en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, cuando le preguntaron sobre las causas de la masiva ola de calor.

Lo cierto es que calor ha habido siempre, lo que es distinto en esta ocasión es la amplia extensión de esas olas cálidas, lo que prevé, incluso, un invierno más extremo.

Las alarmas se han desatado en las principales naciones del mundo, ante los incendios espontáneos, los desmayos de trabajadores y los incidentes de deshidratación para los cuales las unidades de respuesta rápida no dan abasto en algunos casos. 

“El cambio climático es, literalmente, no en sentido figurado, un peligro claro e inmediato... La salud de nuestros ciudadanos y nuestras comunidades está literalmente en juego”, dijo ayer el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, al referirse al intenso calor en su país.

Ojalá que esta gigantesca ola por fin haga reaccionar a los que tienen el poder para cambiar las cosas, porque sin ellos nunca lograremos salvar la especie.

TEMAS -

Periodista puertorriqueño y Subdirector de Diario Libre. Ganó el Premio Nacional de Literatura Puertorriqueña, Categoría Periodismo, en 2018, por sus columnas en el periódico El Nuevo Día, del cual fue Director Asociado.