Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Coronavirus en RD
Coronavirus en RD

El Niágara en bicicleta

He sido fanático de la música de Juan Luis Guerra desde que la conocí. Eso no debe ser noticia, porque conozco a poca gente que se resiste al sabor de su ritmo y a la inteligencia de sus letras. Me gustan dos canciones en específico, “La Bilirrubina”, por una razón personal, y “El Niágara en bicicleta”, porque me parece una forma magistral de describir al ritmo del merengue un problema social tan complejo, como es la salud de los ciudadanos.

Desde que anclé en este país por segunda vez, hace casi medio año, he estado tratando temas médicos por condiciones que uno arrastra con los años. En mi primer paso por República Dominicana era un joven fuerte y saludable, y para mi fortuna, no requerí de contacto alguno con el sistema de salud. En esta ocasión, sin embargo, la norma ha sido la contraria, y he requerido de visitas semanales buscando médicos de todo tipo, para ponerme al día con mis achaques.

En ese proceso he conocido de primera mano la complejidad del sistema de salud dominicano, una suerte de combinación entre la seguridad social europea y el modelo de privatización completo de Estados Unidos. Al meterme en esta madeja -matizada por los tiempos del COVID-19-, he entendido a plenitud a lo que se refería Juan Luis Guerra en su canción.

Creo que el llamamiento del músico, más que a la reparación del sistema, es un clamor por finalizar con la indolencia de quienes forman parte de él. El tema no está en lo caro que es estar saludable o en lo complejo que es encontrar los servicios médicos cuando se necesitan, el mayor desafío que tiene el sistema de salud dominicano, y lo digo con mucho respeto, estriba en la indolencia de sus componentes.

No son todos, claro está, los que son así. Puedo decir que me he cruzado con gente que gusta de ayudar, que entiende su rol y que reconoce que un paciente no es un pedazo de carne con un símbolo de peso en la frente. Para mi desgracia y la de muchos dominicanos que sé que están de acuerdo conmigo, esa ha sido la minoría, y creo que por ahí es que debe comenzar el cambio, “porque es muy duro pasar, el Niágara en bicicleta”.

TEMAS -

Periodista puertorriqueño y Subdirector de Diario Libre. Ganó el Premio Nacional de Literatura Puertorriqueña, Categoría Periodismo, en 2018, por sus columnas en el periódico El Nuevo Día, del cual fue Director Asociado.