Apretando la tuerca

Nuestro país se repite. Cuando no son los vidrios tintados, es la escasez de telera para Nochebuena o los combustibles, por lo que recordé un merengue de Fernando Villalona de 1981: “Dicen los choferes en cualquier esquina que por Dios le bajen la gasolina...” En esa ocasión el gobierno de Antonio Guzmán, como les ha sucedido a todos, antes y después, confrontó problemas por el precio de los hidrocarburos, al extremo de que Majluta pidió candela para los choferes y Hatuey proclamó que sin apoyo de los militares no se tumban gobiernos. Lo de ahora parece un juego de niños comparado con 1981, pero ojo que ese merengue tiene una advertencia para los que gobiernan hoy: “Si siguen apretando la tuerca/ se puede correr la rosca”.

+ Leídas