Clase media desprotegida

La vigorosa reacción contra los impuestos metidos de contrabando en el proyecto de presupuesto para 2021, es un termómetro para que se entienda que la clase media no resiste más tasas para aumentar las arcas estatales y que, por el contrario, requiere de mayor protección porque la prioridad de las políticas públicas sociales está en los más pobres, lo cual no es necesariamente malo si no fuera porque además los que más pueden siempre se sirven con la cuchara grande y se las arreglan para pagar menos y hasta para conseguir exenciones. La clase media no quiere seguir siendo el banquito de picar la carne, algo que quedó claro con su rechazo casi instintivo al paquetico, lo que debe ser visto como una sana advertencia.

+ Leídas