20170907 https://www.diariolibre.com

Hay que convenir, a propósito del proyecto de Abinader para un gobierno “con burocracia cero”, que el malo es el burócrata, no la burocracia en sí. Si se refiere al gobierno, lo estaría haciendo a todo el andamiaje, a la organización, al conjunto de estructuras sobre las que descansa el aparato estatal, con la que tendrá que gobernar cualquiera que asuma la Presidencia de la República, por lo que Abinader debió ser más preciso. Ahora bien, si es propiamente del burócrata que se habla, ese sí que es dañino. Para Tocqueville es la persona que solo se esfuerza para conseguir un puesto mayor. Y para Weber es el peor enemigo y mayor problema de las sociedades democráticas para su funcionamiento real.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese