20180609 https://www.diariolibre.com

El eunuco es un varón castrado incapaz físicamente de procrear hijos, condición que se supone acepta con serenidad y sin mayores problemas. Pero los hay, en opinión de monseñor Arnaiz, que sacuden emocionalmente su irreversible inferioridad contra los que tienen descendencia. Rescato como lectura sabatina el concepto de Arnaiz sobre el eunuco social, aquella persona que ante su incapacidad para aportar algo positivo abomina del éxito ajeno y en nada contribuye al progreso de la sociedad. “Su presencia y acción malhumoran, deprimen, retardan y a veces paralizan. Hacen gastar en ellos –pésima inversión- tiempo y energías, que serían valiosísimas en inversiones positivas de ideales, empeños y proyectos magníficos”. (Ver La madurez de los pueblos exige tiempo, páginas 87-91).

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese