Impronta de presidentes

Cinco años son suficientes para concluir que Danilo le ha impreso un sello de humildad a su gestión y que se ha mantenido cercano a la gente. ¿Tiene esto importancia? Creo que sí, porque ha sido tal cual se ofertó, contrario a algunos presidentes que se “terciaron” la Ñoña aparentando una cosa y resultaron ser otra. Exceptúo a Bosch, que prometió brindar mabí en vez de champán, y no le dieron tiempo; a Guzmán, que nunca abandonó el estilo campechano y renegó de algunos ritos del poder; también a Hipólito, el más irreverente de todos nuestros presidentes. A uno que transformó la presidencia fue a Jorge Blanco, que al comienzo hasta la luz roja de los semáforos respetaba. ¿Y Leonel? ¿Y Balaguer? Se los dejo como tarea.

+ Leídas