La historia se repite

En 1990 el PLD denunció un fraude colosal contra Juan Bosch, quien perdió ante Balaguer por apenas 21,704 votos. La crisis política fue de dimensiones mayúsculas, con un Bosch envalentonado que no reconocía el “triunfo” de Balaguer. Pero de por medio había un problema: El PLD logró 12 senadores, 45 diputados, 37 síndicos y 189 regidores, los que consideraba buenos y válidos, no así a Balaguer. Esta incongruencia diluyó el reclamo, porque ¿cómo es que los comicios fueron fraudulentos a nivel presidencial y no en los niveles legislativo y municipal? Ahora que los estrategas de Leonel piden que se anule el nivel presidencial, pero validan los otros niveles, recuerdo aquella contradicción ante la que sucumbió Bosch en 1990.

+ Leídas