La hora del envejeciente

Comprobado está científicamente que el COVID-19 se ensaña en los adultos mayores y más cuando existe de por medio alguna comorbilidad, por lo que pasa a un primer plano su protección y comprensión, tarea que tiene que empezar, lo que es muy obvio, por sus familiares directos. Es hora de ofrecer un apoyo especial a los envejecientes, a los abuelos, en particular a los varios miles que están en centros de acogida y que precisan más que nunca de la cercanía de los suyos. También mirar hacia los que se encuentran en estado de abandono en las calles. No es momento para discursos sensibleros. De la vejez nadie escapa, por lo que se asume como algo normal. Es una edad para atesorar, a la que quien llega es un privilegiado.

+ Leídas