20180209 https://www.diariolibre.com

Al pueblo sólo lo aprietan y no le dan siquiera un caramelito ante las privaciones. Son tantas las limitaciones sin nada a cambio, que se llega a pensar que en las alturas del poder del Estado sienten gozo por el fastidio y por las cargas negativas y que, del otro lado, el pueblo mismo parece acostumbrarse a que lo sojuzguen. No lo creo así. Esa población que está manos arriba y aparenta ajena a su propia suerte, es sabia e inteligente. ¿Qué le están ofreciendo a cambio? Nada que llene sus expectativas ni que le invite a zafarse de lo que existe. Es que desde la oposición política y desde los grupos sociales sólo se hacen denuncias y no llega nada proactivo, propuestas, salidas o un camino, solamente quejas y lamentos.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese