RD, chiquita y comparona

No bien se sentó la RD en el Consejo de Seguridad de la ONU, cuando llegaron a su agenda temas trascendentes que hacen pensar que lo que fue celebrado como un gran logro de nuestra política exterior, podría llevar al país a comprometer su buen nombre en causas innobles que solo defienden los Estados Unidos. En enero pasado el canciller de Siria, tras un bombardeo de Israel, dijo que ciertos miembros del Consejo de Seguridad, presidido por Dominicana, mantenían “un silencio total”. Allí también nos acorralaron con lo de Venezuela. Al ver al país bailando con la música que pone una potencia mundial, me recuerda el año 2000 cuando Leonel mandó un contingente a Kosovo, y al Hipólito de 2003, que envió guardias a pelear a Irak.

+ Leídas