20180621 https://www.diariolibre.com

Las redes sociales se han convertido en una obra de teatro repleta de vidas perfectas y relaciones felices, con actos tan apasionados y maravillosos como permita la imaginación. Nadie incluye en el guión argumentos tristes, aburridos o conflictivos, como esos que todos los seres humanos vivimos. Si los publicaran, lograrían muy pocos “me gusta” y su cuenta perdería interés. Estudios científicos han analizado este fenómeno social que genera obsesión y angustia en muchos por encontrar contenido fabuloso que publicar, aunque sea inventado o creado por Photoshop. Y en los observadores de estas publicaciones, una gran dosis de frustración, tristeza y envidia por todo lo que en ellas se dice. (Colaboración de Fe María Franco).

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese