La cámara de cuentas, un problema y una oportunidad II

Sugerencias para solucionar el problema

En el artículo anterior sobre este tema de manera general y sin que se interprete como un diagnostico formal, he identificado, a mi modo de ver, las principales debilidades de la CCRD. En ese mismo orden propongo las soluciones que considero más razonables:

1. La CCRD debe ser dirigida por expertos auditores. Aunque ya en esta etapa del proceso de selección no puede ser variada la forma de escogencia, pero como el propio Presidente Luis Abinader Corona ha reconfirmado que se propone someter una modificación de la Ley 10-04, creemos que la forma de selección debe ser modificada, de manera que la misma se vea revestida de una mayor objetividad y separada del factor de la política.

En este sentido publicaremos otro artículo relacionado con esa propuesta de modificación, tal como hiciéramos en febrero y marzo del 2009, donde publicamos en Diario Libre dos entregas sobre “Mis aportes a la Reforma Constitucional”.

Sin embargo, para un futuro la Comisión responsable de la selección de ternas para Miembros del Pleno, recomiendo que en la modificación de la Ley 10-04 se considere la creación de una Comisión de Expertos Auditores en Retiro, que sea permanente, con sus suplentes y que sean honoríficos, que estos serían un apoyo fundamental para realizar entrevistas objetivas a los aspirantes a las posiciones de autoridad de la CCRD. Estos expertos citados, podrían preparar cuestionarios especializados para establecer el grado de conocimiento y experiencia de los aspirantes en el campo de la fiscalización y sus habilidades gerenciales, para conducir procesos altamente especializados de auditoría. Estos miembros pudieran ser sugeridos uno por el ICPARD, otro por el CODOCOM, otro por el Instituto de Auditores Internos y uno por consenso de las 5 principales firmas de Auditoria Internacional, con representación local. Así mismo, en las audiencias de los aspirantes, estos comisionados podrían asistir y apoyar un proceso de calificación objetiva sobre las capacidades técnicas básicas escrutadas en las entrevistas con la Comisión del poder legislativo, naturalmente que no se interprete como una injerencia en ese poder del Estado. De igual modo la Comisión de Diputados debería estar formada por Contadores-Auditores y Abogados que hayan tenido experiencia en estos temas, sin que se vea esto como una discriminación, pero estamos seguros que los debates entre las partes serían mucho más productivos y enriquecedores.

2. La CCRD no dispone de un Marco Técnico apropiado para la fiscalización. Mediante los recursos ajustados a lo requerido en la ley y con la cooperación internacional (Unión europea, BID, Banco Mundial, AID, INTOSAI, etc.), se debe obtener asistencia técnica de expertos internacionales como se ha hecho con otras entidades públicas: Principalmente sugiero que con el concurso de expertos internacionales se realicen las siguientes actividades y se obtengan los cambios deseados:

a. Practicar una evaluación diagnóstica completa de las capacidades de la CCRD, con base en el Marco de Medición del Desempeño (MMD de la INTOSAI1

b. Apoyar la preparación de un Plan estratégico dirigido a una entidad fiscalizadora, para superar las debilidades identificadas.

c. Diseñar o ajustar el marco Técnico de la Fiscalización, basado en las normas Internacionales de Fiscalización promulgadas por la INTOSAI (ISSAIs), adaptadas a la medida de la República Dominicana.

d. Establecer las necesidades de recursos profesionales, de tecnología y otros recursos para atender el desafío de cubrir el Ingreso, el gasto y el patrimonio públicos, utilizando los estándares internacionales de INTOSAI sobre marco de competencias para auditores externos gubernamentales.

e. Impartir capacitación intensiva a los nuevos cuadros de auditores financieros y especialistas en los diferentes tipos de auditoría gubernamental y en campos de aplicación como auditorías de los ingresos tributarios, servicios de salud, obras públicas, alianzas público-privadas, concesiones y medio ambiente, entre otros y en el contexto de sistemas de información basados en tecnología de punta

f. Acompañar la realización de un número representativo de auditorías piloto en áreas estratégicas y de alto riesgo de la gestión pública, para asegurar la formación en la práctica de los auditores dominicanos asignados a la CCRD.

g. Generar un sistema de indicadores de desempeño y reglamentos para medir el desempeño de la CCRD e informar públicamente a los ciudadanos y al Poder legislativo sobre los resultados de las auditorías y los avances de la fiscalización al menos semestralmente.

h. Integrar esfuerzos con el Poder ejecutivo y bajo el liderazgo de la Contraloría General de la República para poder estructurar Sistemas de Control Interno apropiados consistentes con estándares internacionales, de tal forma que se consiga un ambiente preventivo de cometimiento de errores e irregularidades, como parte de la gestión rutinaria de la administración pública.

3. La CCRD no dispone de un Marco Técnico apropiado para la investigación administrativa. Sugiero Estructurar un Marco técnico especializado para la investigación de presuntas irregularidades (conocido en español como “auditoría forense”), el cual además de la capacidad general para practicar auditorias tradicionales tratados en el punto anterior, genere capacidad específica para profundizar, en los casos donde se establezca presunto daño patrimonial a los bienes e intereses del estado, de tal forma que en consistencia con el marco técnico requerido por el Ministerio Público, se puedan someter tales casos con evidencia suficiente y competente, para aplicar los sistemas de consecuencias. Todo esto debe ser dado a conocer públicamente, para asegurar el principio de transparencia en las actuaciones de la CCRD.

4. La CCRD no dispone de un presupuesto que le permita cumplir con sus responsabilidades. Esta circunstancia, desde su fundación, le ha impedido a la CCRD dar cubrimiento al ámbito del ingreso y gasto público, basada en una evaluación técnica de los riesgos originados en la gestión pública Por lo anterior y teniendo claro lo que ya está previsto en la Ley 10/04, sugiero procesar un proyecto de ajuste del presupuesto, , el cual debe ser explicado y concertado con la Comisión de Hacienda del Congreso para que esta a su vez obtenga la aprobación formal del Congreso se y se sitúen los recursos necesarios para el trabajo profesional de la CCRD. Esta iniciativa ya cuenta con el respaldo del Sr. Presidente de la República, quien podrá instruir al Ministerio de Hacienda para agilizar los recursos en tiempo y forma tal que los resultados se puedan obtener en el corto plazo. Debe tenerse en cuenta que si el Poder legislativo no atiende los recursos presupuestales de la CCRD se seguirá aplazando la supervisión independiente y se seguirá en las condiciones que hoy se tratan de superar. Todo esto sin perjuicio de que se mantendrá un incumplimiento legal persistente.

Conforme a la propia Ley 10-04 de la CCRD en su artículo 27, el presupuesto de la entidad debe ser elaborado por una comisión especializada, integrada por representantes de la propia Cámara, el Senado de la Republica y la Cámara de Diputados, para garantizar su plena independencia. Sugiero que esta misma comisión este en trabajo permanente para lograr los objetivos de la Cámara de Cuentas, sin que esto pudiera afectar en ningún momento la Independencia de la entidad, ya que el propio Congreso Nacional es un ente auditable por la propia Cámara de Cuentas.

5. Debido a que en la actualidad y apartándose de lo previsto en la Ley, la CCRD no se somete a controles de calidad Independientes, una vez se superen las debilidades mencionadas en los puntos anteriores, se estima que un periodo no menor a tres años, se deberá, obtener la revisión internacional e independiente del desempeño institucional, la cual revele si se han conseguido los avances proyectados y se cuenta, con un control externo que sirva a los intereses de la comunidad, .en el marco de calidad requerido por los estándares internacionales para las Instituciones Superiores de auditoría

Credibilidad de la Cámara de Cuentas

Es evidente que como iniciamos nuestro primer artículo relacionado con este tema la población y los actores públicos en sentido general han perdido la credibilidad en la Cámara de Cuentas, desde hace ya muchos años. Pero esto puede ser resuelto solo cuando la propia Cámara ofrezca a la sociedad resultados creíbles sobre su gestión. Un ejercicio diáfano, oportuno, recurrente y que sea concluyente sobre la razonabilidad de las conclusiones, recomendaciones y que estas no sean refutadas por el Ministerio Publico, en los casos en donde la Entidad concluya en Indicios de Responsabilidades Penales, de tal manera que puedan ser seriamente justificadas las evidencias. Cuando esto sea así la Sociedad Civil elevara el nivel de confianza y credibilidad.

En la actualidad el nivel de descredito se ha incrementado significativamente, debido a una acusación formal del Ministerio Publico (MP), sobre obstrucción de Justicia. Digo formal, porque algunos de los miembros del MP lo han manifestado en programas de TV y notas publicadas en los medios digitales y tradicionales. Sin embargo, no ha habido aun una acusación formal sobre esas “irregularidades” que pudiera alegar y tener comprobada el Ministerio Publico. Todo esto, en caso de que quede comprobado evidenciara más la falta de controles de la institución desde su propio estamento superior, que es el Pleno de Miembros y minará más los niveles de falta a la ética y la integridad de dicho Órgano de Fiscalización Superior. No abundaré más sobre este tema, por ahora, porque caería en el renglón de la especulación. Esperemos las acusaciones formales, evaluemos los votos disidentes, también los informes de la Consultoría Jurídica de la propia CC y los papeles de trabajo de los auditores actuantes versus los informes finales emitido por el Pleno.

Un dato muy importante en estos momentos y que será fundamental es el resultado de la selección para ocupar los 5 puestos del Pleno de la CCRD, lo cual debe ocurrir antes que finalice este mes de febrero de 2021. Confío en que profesionales especializadas de Contaduría Pública, Auditores Forenses, Abogados y profesionales de ciencias afines, todos con experiencia probada en Auditoria Gubernamental, por encima de cualquier interés político, reconocidos por su ética e integridad, sean los Miembros seleccionados.

El autor es Ex presidente de la Cámara de Cuentas, Contador Público Autorizado, Auditor Forense y experto Certificado en Anti Lavado de Dinero.

+ Leídas