El PLD, nuevas autoridades y el poder

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ha concluido su IX Congreso José Joaquín Bidó Medina con importantes decisiones que marcarán el futuro inmediato de esa organización y definirán temprano la lucha por el liderazgo político del país y el control del Estado. Con este proceso, el PLD se levanta y se prepara para poner en marcha toda su estructura para competir por su espacio de poder.

Los dirigentes del PLD, desplazados del poder tras 16 años de gobierno, comenzaron de inmediato el proceso de modificación de las estructuras de dirección del partido e incrementaron la matrícula de su Comité Central, de 460 a 955 miembros, y del Comité Político, de 35 a 45 miembros, eligieron un nuevo presidente y un secretario general; y próximamente designarán a los responsables de cada secretaría de ese partido.

Abrieron las puertas del partido a nuevos miembros, eligieron al expresidente Danilo Medina como su presidente, algo que no ha sorprendido porque tras la salida del expresidente Leonel Fernández se convirtió en la figura principal de esa organización política; y al exsenador Charles Noel Mariotti, como su secretario general. Ambos tienen el gran desafío de reorganizar su militancia, elevar su moral y convertir al PLD de nuevo en opción de poder.

Algunos de los protagonistas de la política criolla hablaban de tierra arrasada en las estructuras de mando del PLD como única alternativa para recuperar ese partido, pero los peledeístas prefirieron combinar juventud y experiencia. ¿Era correcto echar al zafacón a la gente que ha llevado ese partido al poder cinco veces? ¿Cómo no aprovechar esa experiencia? El tiempo demostrará la importancia de esta decisión para el futuro del PLD.

Los peledeístas del Comité Central, que es el órgano principal de ese partido, decidieron mantener en el Comité Político a gente que entienden pueden seguir aportando al fortalecimiento institucional, así como a guiar a una nueva generación en el proceso de transición generacional y, al mismo tiempo, eligieron jóvenes con muchas luces, con conocimientos, fuerza y el deseo de trabajar por el fortalecimiento de esa institución política, hacer carrera y crear las condiciones para tratar de reconquistar el poder.

Ahora Danilo Medina y el exsenador Mariotti tendrán que movilizar las estructuras de base y media del PLD, levantar la moral de los peledeístas y darles motivos a los que se quedaron de brazos cruzados en el pasado proceso electoral o fueron detrás del expresidente Fernández, para que reasuman la causa peledeísta. Aunque el objetivo debe ser reconquistar el poder, la primera gran batalla será por preservar la primacía de la oposición y definir la dimensión de cada liderazgo.

Lo peor para las nuevas autoridades del PLD son las persecuciones judiciales a exfuncionarios de sus gobiernos y combatir la percepción de que todos los peledeístas son corruptos. Al mismo tiempo tendrán que despejar la percepción de que Fuerza del Pueblo –el partido del expresidente Fernández- se lleva a medio partido, lograr que cada peledeísta salga a defender su obra de gobierno –que debe ser su principal arma de defensa- y luchar por reposicionar el partido. En estos aspectos veremos a prueba la capacidad estratégica del expresidente Medina, a quien se atribuye el éxito de los triunfos del expresidente Fernández en el PLD.

Lo que veremos a partir de ahora es una guerra de estrategias políticas por el control de la oposición y tratar de ganar las próximas elecciones. El Partido Revolucionario Moderno (PRM), que ganó las elecciones con 1,998,407 votos, un 41.6%, no debe descuidar la política para preservar la primacía electoral; pero entre el PLD, que quedó en segundo lugar con 1,352,842 votos, un 32.97%, y Fuerza del Pueblo, que alcanzó 233,538 votos, un 5.69%, veremos una lucha férrea, primero por controlar la oposición y, luego, por desplazar al PRM.

La población dominicana será testigo de uno de los más interesantes escenarios de la política dominicana, en el que la confrontación política comenzará temprano, los partidos definirán con antelación sus candidatos presidenciales y quedará evidenciado el tamaño de cada liderazgo. ¿Logrará Danilo Medina salvar el PLD y retornarlo al poder? ¿Podrá Leonel Fernández destruir al PLD y volver al poder con Fuerza del Pueblo? Este proceso pondrá en evidencia la capacidad estratégica y política de estos dos líderes de la política dominicana.

+ Leídas