La gente se vacunará, este pueblo responde

La población dominicana ha salido a vacunarse y la jornada especial de vacunación se puede definir como exitosa. La gente, que ha sufrido por más de un año el encierro obligado, enfermedad o muertes de familiares, las restricciones de circulación y crisis por pérdida de empleos e ingresos, respondió al llamado del Gobierno y del presidente Luis Abinader, convencidos de que inocularse es la alternativa que tenemos para superar la pandemia que nos afecta.

Los centros de vacunación habilitados están llenos de personas interesadas en protegerse, proteger su familia y contribuir con el control de la pandemia. La gran mayoría sabe que de eso depende que volvamos a la normalidad. República Dominicana tiene más de cuatro millones de personas con la primera dosis de la vacuna contra la covid-19 y eso demuestra que, a pesar de que una minoría se resista, existe un elevado interés por la vacuna, por la protección.

A este nivel debemos reconocer dos cosas: que el Gobierno ha hecho un gran esfuerzo para conseguir las vacunas y que la población ha salido a vacunarse desde el primer día; se siguió el Plan Nacional de Vacunación, se agotaron las etapas que anunciaron las autoridades como parte de la estrategia de inoculación para detener el virus que ha presenta una positividad diaria elevada, ha causado 295,680 contagios y 6,637 muertes.

La meta de las autoridades es vacunar a 7.8 millones de personas; hasta el 1 de junio el país había recibido 5,6 millones de dosis, la población con dos dosis era de 1.2 millones y la población con una dosis era de 3.2 millones; se había aplicado más de 4.6 millones de dosis, el 79% de las existentes en el país, y el resto correspondía básicamente a las dosis reservadas para la segunda. Esto es una muestra evidente de que la población ha ido respondiendo al plan de vacunación desde el primer momento, que la población ha llevado el ritmo de la cantidad de vacunas que dispone el país, y de seguro lo seguirá haciendo hasta que alcancemos la meta país.

Además, con el millón de dosis que llegaron desde China la tarde del pasado jueves el país ha recibido en total 6.2 millones de vacunas. Los números revelan que la gente se está vacunando y si las empresas con las que el Gobierno contrató las vacunas cumplen estoy seguro de que se logrará la meta de la vacunación, pero las autoridades deben mantener permanentemente la campaña de educación y persuasión sobre la necesidad de vacunarse. Si garantizamos las vacunas y educamos, no debemos albergar temores con relación al proceso de vacunación.

El presidente Luis Abinader ha insistido en su llamado a la población a que continúe vacunándose, las autoridades de Salud Pública, encabezadas por el ministro Daniel Rivera, han dicho que aspiran a alcanzar los 5 millones de personas vacunadas el próximo lunes, y la vicepresidenta Raquel Peña, jefa del Gabinete de Salud, promueve en cada escenario la contribución que hace cada ciudadano a contener la pandemia cuando decide vacunarse. Además, debemos reconocer que las autoridades no han descansado trabajando en contra de la pandemia para garantizar la salud de los ciudadanos.

Esa debe ser la actitud y mantener una campaña permanente de educación sobre la importancia de la vacuna y la garantía de protección para el ciudadano, su familia y la sociedad, pero no debemos adelantarnos, como ha ocurrido en algunas instituciones, a prohibir la entrada de personas que todavía no se han vacunado, porque es cierto que el Gobierno ha hecho todo lo posible para adquirir las vacunas y cumplir con el Plan Nacional de Vacunación, pero en el país todavía no hay vacunas suficientes para vacunar a toda la población. Están contratadas, pero no están en el país y esas prohibiciones lejos de ayudar hacen daño al Gobierno y a sus planes.

Lo que observo es que la población está consciente de que para lograr superar la pandemia y recuperar los niveles de desarrollo del país debemos vacunarnos y mantener las medidas sanitarias que han impulsado las autoridades. Podrá aparecer alguien que por ignorancia se resista a vacunarse, como ocurre con todo, pero la generalidad sabe que la vacuna es lo que nos devolverá la normalidad. En lugar de perseguir y acusar, como pretenden algunos sectores, vamos a dedicar todos los recursos y energías a concienciar a esa minoría que se pueda estar resistiendo a la vacuna.

¿Por qué no hacemos una campaña mostrándole a la gente qué ocurre ahora en ciudades norteamericanas como Nueva York, Texas, en Estados Unidos; en China u otras ciudades de países desarrollados que han vacunado la mayoría de la población y han alcanzado la inmunidad de rebaño? Si convencemos a esa minoría de que en muchas partes del mundo la gente está acudiendo a conciertos, a encuentros masivos, a juegos de béisbol, a los restaurantes sin mascarillas, los resultados serán mejores que recurrir a las prohibiciones y la fuerza. La vacunación será un éxito, pero no mandemos señales equivocadas, todavía no es tiempo perseguir a quienes no se han vacunado.

Temas

Vacuna

+ Leídas