Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Patente
Patente

Jóvenes dominicanos obtienen patente en EEUU para sustituir la resistencia por calor electrónico

“Lo hemos creado, se trata de un calentador de agua de 6 galones, y ahora estamos en fase estudio sobre su vida útil”

Expandir imagen
Jóvenes dominicanos obtienen patente en EEUU para sustituir la resistencia por calor electrónico

Preocupados por el alto consumo de energía eléctrica que generan los electrodomésticos como la plancha, tostadora, cafetera, blower y el calentador de agua entre otros, los ingenieros Adison Moreta, Leandro Veloz y Darian Vargas, expertos en electricidad, electrónica e ingeniería telemática respectivamente, unieron sus conocimientos para crear un sistema más económico y que pueda utilizarse hasta con un inversor. 

Fue en el año 2015 cuando estos curiosos jóvenes dominicanos, reunidos en su laboratorio “259”, ubicado en la Zona Universitaria, al analizar que los procesadores de las computadoras y las tarjetas de videos, pese a ser de bajo consumo, utilizan pocos mini voltios a nivel de procesamiento y se calientan mucho, “descubrieron un nuevo mundo”. 

Es por eso que se plantearon convertir sistemas de baja potencia a una de resistencia más grande, pero que se pudiera utilizar en estos electrodomésticos con un mínimo de consumo de energía eléctrica. 

La idea es sustituir la resistencia que actualmente se utiliza por el calor electrónico, es decir, tecnología inverter, pero para el calor. 

 

Expandir imagen
Infografía

“Eso nos llevó a crear la patente Electric Heat o Calor Electrónico, la cual sometimos en el 2017 a través del sistema estadounidense PCT (Patent Cooperation Treaty), a un costo aproximado de nueve mil dólares”, precisó Darian Vargas durante una conversación con Diario Libre.

Aunque todo parecía que marchaba bien, al llegar la pandemia de la COVID-19 al país, en el año 2020, se vieron obligados a cerrar el laboratorio.  Adison, Leandro y Darian tomaron caminos diferentes. Sin embargo, el 5 de enero del pasado año, recibieron una llamada alentadora del patentizador Luis Figuerela, quien les informó que su proyecto había sido examinado y que requería de una modificación. 

Tras aplicar las correcciones requeridas por el experto internacional, los ingenieros dominicanos recibieron su patente el 5 de enero del 2021. 

El prototipo

El reto de los jóvenes de 31, 35 y 36 años fue demostrar con la práctica lo que plantearon en teoría en Estados Unidos y, de inmediato se enfrascaron en crear y poner en funcionamiento “un prototipo”.

“Lo hemos creado, se trata de un calentador de agua de seis galones y ahora estamos en fase estudio sobre su vida útil para luego presentarlo al público en general y poder captar posibles inversionistas”, indicó al destacar que hasta la fecha han trabajado con recursos propios, lo que ha retrasado el proceso. 

Reveló que están creando un plan de negocio para que “entre mucha gente” y poder crecer más rápido.

Visión internacional 

Darian Vargas informó que con el prototipo de calentador de agua se están ahorrando hasta un 40 por ciento de energía. Estima que en un año ya podrán tener la certificación del prototipo.

Adison, Leandro y Darian sueñan en grande e informaron su blanco de público es el mercado estadounidense debido a que el 3 por ciento del consumo de energía eléctrica proviene de los calentadores de agua y que este porcentaje se duplica en el invierno, cuando también se utilizan calentadores para casa. 

“Nosotros lo queremos es crear un dispositivo, de tal forma que nos permita entrar al mercado frío como Canadá, Europa, Estados Unidos, y por eso nos estamos enfocando en calentar agua para después hacerlo en otros electrodomésticos”, explicó Darian.

Pese al gran sueño de ver su proyecto funcionado en playas extranjeras, los chicos están trabajando pacientemente en la investigación y el desarrollo, probando el proyecto con diferentes climas, con el objetivo de que esa energía pueda salir al mercado “lo más óptima posible”. Su plan es estar listos en por los menos dos años.

“La idea es estar listos en dos años y que en cinco podamos estar sustituyendo todos los calentadores de los países más cercanos, como son los de América Latina, pero nosotros”, expresó.

Otros proyectos

Previo a Electric Heat, los ingenieros desarrollaron varios proyectos, que, aunque no fueron muy exitosos, sí llegaron a venderse en el mercado, entre los que Darian Vargas citó el ATS, un sistema de transferencia rápida de energía. En cuatro milisegundos detectaba que la onda de electricidad se estaba cayendo, es decir, que se fue la energía eléctrica, y pasaba a la otra fuente.

“Esto servía para que, si una persona estaba conectada a un sistema asistido de oxígeno, pudiera vivir”, apuntó.

También crearon “el transfer automático para plantas” totalmente digital.

Aseguran que en los procesos de crear y caer han aprendido a “sobrevivir sin dinero, investigar sin los equipos necesarios y a valor las piezas con las que trabajan”.

Además, aprendieron a cultivar la paciencia, por lo que entienden que “la ciencia no dejará dinero rápido como a los cantantes urbanos, pero al final es lo que impacta a todos”. Entienden que cuando se trabaja duro por la ciencia, se colabora con el país y beneficia a la sociedad.

“Yo les quiero pedir a esas personas que son fanboy de la ciencia y del emprendimiento que no se rindan porque se quedan sin dinero, eso es normal porque está haciendo un producto que no se va consumir automáticamente”, aconsejó Vargas.

Asimismo, exhortó a los jóvenes a aprender cualquier oficio, aunque no tengan los recursos económicos suficientes. Resaltó que la plataforma YouTube democratizó la educación y que a través de ella se pueden aprender un sinnúmero de oficios. 

TEMAS -

Licenciada en Comunicación Social, con más de 10 años de experiencia, mi especialidad es el periodismo de entretenimiento. Diplomado en Comunicación Corporativa. Soy relacionista pública y community manager.